Bachelet: máxima ayuda a miles de evacuados por erupción

SANTIAGO DE CHILE (AP). Mientras el volcán Chaitén seguía en erupción y una nube gigantesca que emerge de su cráter ha cubierto de ceniza poblados sureños de Chile y la Argentina, la presidenta Michelle Bachelet prometió ayuda "en la máxima medida posible" a los 7.000 evacuados, refugiados en dos ciudades en territorio continental.

"La tarea hoy día, luego de proteger sus vidas, es ayudarlos en la máxima medida posible a sobrellevar el impacto que esta emergencia ha tenido en sus vidas", dijo el miércoles la mandataria en la sede de gobierno.

La mandataria, quien estuvo hasta el lunes en la zona, designó al titular de Defensa, José Goñi, como ministro en campaña para coordinar y dirigir la ayuda. Goñi viajó el miércoles al sur.

El Chaitén, de 960 metros de altura y a solo 10 kilómetros del poblado de igual nombre, despertó luego de siglos de permanecer inactivo, según los expertos.

Los vulcanólogos sostienen que es imposible predecir cuánto durará la erupción del Chaitén, que luego de su ciclo actual en que ha expulsado material incandescente liviano piroclástico (gases, partículas y piedras), puede derivar en la emanación de lava.

El daño que las cenizas volcánicas están provocando en los campos puede ser prolongado. El académico de la Universidad de Chile Juan Pablo Fuentes-Espoz dijo que "las referencias internacionales indican que la restauración de una zona con una caída consolidada de cenizas puede prolongarse por décadas".

También las aguas han sido contaminadas y sus efectos pueden afectar la vida acuática.

La actividad turística se verá afectada. Caudalosos ríos son usados por turistas extranjeros para la práctica del "rafting" y también para la pesca de salmones.

Rodrigo Rojas, funcionario de la Oficina Nacional de Emergencia, informó que el miércoles "continuaba la misma actividad volcánica", aunque la enorme columna de humo ha descendido.

Unas 5.000 cabezas de ganado están amenazadas por la falta de pastos y funcionarios del gobierno pretenden trasladar a parte de esa población animal más al sur, hasta donde los vientos no han llevado la nube de ceniza.

Chaitén, Futalelfú y Palena son los poblados chilenos más afectados, ubicados en un territorio interrumpido por canales y fiordos que llevan al Océano Pacífico.

La densa nube de ceniza del Chaitén llegó el miércoles a parte de la provincia de Buenos Aires y afectó a ciudades del sur argentino, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El SMN indicó que la ceniza disminuyó la visibilidad en la ciudad de Bahía Blanca, a 600 kilómetros al sur de Buenos Aires, y en la provincia de La Pampa. Las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral suspendieron sus vuelos a los aeropuertos de Trelew, en la provincia de Chubut, Neuquén, Bariloche y Bahia Blanca.

Más de 4.000 habitantes de Chaitén, poblado capital de la provincia de Palena a unos 1.350 kilómetros al sur de Santiago, fueron sacados hasta el martes, cuando una intensificación en la erupción obligó a la evacuación total. Sólo una pareja de policías y tres civiles, que se negaron a abandonar el pueblo, se mantienen en el lugar.

En Futaleufú, un poblado de 1.800 habitantes fronterizo con Argentina y a 160 kilómetros de Chaitén, continuaba la evacuación. En total, han sido evacuadas desde las localidades en peligro unas 7.000 personas, muchas de las cuales fueron trasladadas a albergues en Puerto Montt y Osorno.

Hasta Futeleufú se trasladó la ministra de Agricultura, Marigen Hornkohl, quien debe coordinar el apoyo estatal a los ganaderos de la región. La extensa zona boscosa de la provincia de Palena, que está escasamente poblada pero con 100.000 hectáreas silvoagropecuarias, tiene otros dos volcanes inactivos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes