Baja tensión entre China y Taiwán, que anuncian diálogo

PEKÍN (AFP) - China y Taiwán reanudarán oficialmente el diálogo para reactivar una cooperación que se había visto dificultada en los últimos años, un acercamiento que no resolverá sin embargo en seguida el espinoso asunto de la reunificación.

Las discusiones se realizarían en Pekín del 11 al 14 de junio y estarían centradas en el establecimiento de vuelos directos entre la China comunista y la isla nacionalista, agregó la agencia oficial.

También contemplarían la posibilidad de que turistas procedentes del continente visiten Taiwán, indicó.

La invitación oficial fue lanzada el jueves por el organismo chino encargado de negociar con Taiwán, la Asociación por las Relaciones a través del Estrecho de Taiwán (ARATS, sigla en inglés), en una carta a la Fundación para el Intercambio en el Estrecho (SEF, sigla en inglés), su equivalente taiwanesa.

"Esperamos el 13 de junio se concluyan acuerdos entre los responsables de las dos asociaciones", declaró el jueves Chiang Pin-kun, jefe de los negociadores taiwaneses.

Esta propuesta se produce al día siguiente del encuentro histórico, en Pekín, de los dos jefes de los partidos en el poder en China y Taiwán.

La entrevista que reunió al presidente chino y secretario general del Partido Comunista, Hu Jintao, y al presidente del Kuomintang (KMT), Wu Poh-hsiung, fue la primera de su tipo desde el fin de la guerra civil, en 1949, que conllevó el surgimiento de la República de China Popular y la separación de Taiwán.

Taipei había ya anunciado una rápida reanudación de las negociaciones, pero Pekín no lo había confirmado hasta el momento.

Este nuevo paso en la distensión entre el gigante comunista continental y la isla nacionalista se produce gracias al retorno al poder del KMT, cuya victoria, este año, desplazó a los partidarios de la independencia de Taiwán.

El nuevo presidente taiwanés, Ma Ying-jeu, favorable a un acercamiento a China, juró el cargo hace sólo nueve días.

China y Taiwán iniciaron un diálogo, en 1993, en Singapur, pero Pekín suspendió estas tratativas en 1995, en señal de protesta por una visita que el presidente taiwanés de entonces realizó a Estados Unidos, gesto que interpretó como apuntando a la independencia de la isla.

China considera a Taiwán como parte inalienable de su territorio y espera una eventual reunificación, para lo cual está dispuesta a concederle a la isla privilegios y un estatuto especial como el que goza Hong Kong.

"La tensión ha bajado significativamente con la llegada de Ma (...) pero todavía hay muchas dificultades que no son nada fáciles de resolver, nacidas de la guerra civil, de cuestiones ideológicas...", subrayó Zhang Wensheng, director del Instituto de Estudios taiwaneses de la Universidad de Xiamen (sureste).

"No creo que las discusiones políticas puedan tener lugar desde ahora, es demasiado pronto", estimó también Xu Bodong, director del Instituto de Estudios taiwaneses en la Beijing Union University.

"Las dos partes deben discutir primero sobre economía y comercio, primero se tienen que abordar los temas más fáciles. Los problemas delicados como el militar tendrán que discutirse cara a cara, los portavoces no llegarán lejos", sugirió este experto.

En el pasado China, que instaló centenas de misiles que apuntaban hacia la isla, sostenida militarmente por Estados Unidos, amenazó con invadirla si declaraba la independencia. También votó una ley anti secesión.

Aunque en la actualidad la situación está más apaciguada y Pekín ya no emplea con Taiwán el lenguaje belicoso de los años 90, la China comunista no renunciará a la modernización de la defensa nacional, según señalan los observadores.

"La construcción de fuerzas armadas chinas proseguirá ya que no está ligada solamente a la cuestión de Taiwán y a su independencia", explicó Zhang Wensheng.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes