Baja participación favoreció triunfo electoral de Bukele, afirma analista

Las elecciones presidenciales de El Salvador del pasado domingo estuvieron marcadas por la baja participación de votantes, lo que ayudó a Nayib Bukele a ganar en primera vuelta, dijo a Acan-Efe el analista Humberto Saenz.

Saenz, también presidente de la organización Acción Ciudadana, creada en 2010, señaló que el primer elemento destacado de la jornada del domingo "es el bajo nivel de participación de la ciudadanía", ya que solo votaron el 51,8 % de los más de 5,2 millones de electores convocados.

Ese dato revela una caída paulatina de la participación en los últimos comicios salvadoreños con un indicador que llegó al 67,3 % en el 2004, a 61,9 % en el 2009 y al 55,32 % en el 2014, según los datos oficiales, con la única diferencia de que en esos procesos siempre se fue a segunda vuelta.

Saenz explicó que la apreciación de una baja participación se basaba en el "comportamiento histórico" que han mantenido los comicios presidenciales, puesto que "ha existido mucha participación en las últimas elecciones".

Un factor que hacía esperar una votación mayor era la participación de un "tercer actor, que volvía mucho más interesante el proceso de elección", en referencia a Bukele, quien se presentó en los comicios de la mano de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) con un discurso contra los partidos tradicionales.

"Nuestra conclusión preliminar es que (la baja participación) es producto de ese desencanto que existe por parte de la ciudadanía con los institutos políticos" y "acá metemos a todos los partidos que participaron en el proceso de elección, independientemente del que resultó victorioso", acotó el analista.

Sostuvo que esta situación es "un mensaje que la ciudadanía está enviando" y que "ojalá lo entiendan todos los partidos", porque "no es un desinterés inocuo".

Saenz dijo que la población habilitada para votar que no emitió el sufragio está "cansada de los partidos tradicionales" y de la "corrupción que ha estado imperando prácticamente en todos", pero se resistió "a dar su apoyo a este candidato alternativo (Bukele), que tampoco venía sin pecado original".

Señaló que "no se trataba de una candidatura limpia" y que el partido GANA, surgido de un cisma al interior de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), está "muy cuestionado".

Una de las principales críticas contra GANA es que llevó en 2014 como candidato presidencial al exmandatario Elías Antonio Saca (2004-2009), quien fue condenado en 2018 a 10 años de prisión por malversar más de 300 millones de dólares de fondos públicos.

Bukele, expulsado del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tras lo cual fue acusado y está procesado por calumnia y violencia machista, trató de mostrarse alejado de la cúpula de GANA, que también colaboró en ello.

El partido cambió sus estatutos para sustituir su tradicional color naranja por el celeste del partido Nuevas Ideas, cuya inscripción tardía llevó a Bukele a negociar, según versiones de la prensa local, con GANA algunos puntos, que no han sido revelados, a cambio de la candidatura.

Para Saenz, será importante "ver en los próximos días qué es lo que significó esta alianza" y "las exigencias que ahora va a planear" la formación, lo que "va a marcar de manera bastante importante las próximas actuaciones" del presidente electo.

El primer paso hacia el cambio de gobierno lo dio este lunes el actual mandatario, Salvador Sánchez Cerén, al hacer pública la formación de un "equipo de transición" del poder Ejecutivo, que se concretará el 1 de junio próximo.

Bukele se convertirá en el sexto presidente desde que concluyó la guerra civil (1980-1992) gracias a los 1.388.009 votos (53,02 %) que obtuvo, de acuerdo al escrutinio preliminar del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El segundo lugar fue para Carlos Calleja, de Arena, con 831.726 votos (31,77 %), mientras que el candidato del FMLN, Hugo Martínez, fue relegado al tercer lugar con 377.404 (14,41 %), dato que significa, según el analista Saenz, una "caída estrepitosa" para la izquierda, que gobierna desde el 2009. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes