Benedicto XVI pide por Derechos Humanos ante la ONU

NUEVA YORK, (AFP) - Los Estados deben proteger a sus pueblos contra las violaciones de los derechos humanos y en caso contrario la comunidad internacional debe intervenir, dijo en la ONU el papa Benedicto XVI. "Todo Estado tiene el deber primario de proteger a la propia población de violaciones graves y continuas de los derechos humanos, como también de las consecuencias de las crisis humanitarias", dijo el sumo pontífice. "Si los Estados no son capaces de garantizar esta protección, la comunidad internacional ha de intervenir con los medios jurídicos previstos por la Carta de las Naciones Unidas y por otros instrumentos internacionales", agregó. Según el papa, "la acción de la comunidad internacional y de sus instituciones, dando por sentado el respeto de los principios que están a la base del orden internacional, no tiene porqué ser interpretada nunca como una imposición injustificada y una limitación de soberanía". Junto con esa "responsabilidad de proteger", Benedicto XVI proclamó ante la Asamblea general de la ONU "la universalidad, la indivisibilidad y la interdependencia de los derechos humanos".

El papa advirtió contra el riesgo de restringir el ámbito de los derechos humanos y "ceder a una concepción relativista, según el cual el sentido y la interpretación de los derechos humanos podrían variar, negando su universalidad en nombre de los diferentes contextos culturales, políticos sociales e incluso religiosos".

El rol de la comunidad internacional en la "responsabilidad de proteger" los derechos humanos de los pueblos fue proclamada por la Asamblea general de la ONU en una reunión celebrada a nivel de jefes de Estado o Gobierno en 2005.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes