Benedicto XVI: ayuno también es llevar una vida más sobria

Ciudad del Vaticano (EFE). El papa Benedicto XVI dijo hoy que la Cuaresma es un tiempo de conversión caracterizado por el ayuno, la limosna y la oración, pero que el ayuno es algo más que abstenerse de comer, ya incluye también otras formas de privaciones para llevar una vida más sobria.

"Con la imposición de la ceniza, damos inicio al tiempo de Cuaresma, un itinerario espiritual que en la tradición de la Iglesia está caracterizado por el ayuno, la limosna y la oración, que con la ayuda de Dios deben dar vida a una realidad interior: nuestro compromiso sincero por vivir el Evangelio", afirmó el Pontífice ante varios miles de fieles que asistieron en el Aula Pablo VI del Vaticano a la audiencia pública de los miércoles.

El obispo de Roma, que dedicó la catequesis de la audiencia a la Cuaresma, que comienza hoy, dijo que las cenizas nos recuerdan nuestra condición de criaturas, al mismo tiempo que nos invitan a la penitencia y la conversión.

Sobre el ayuno, el papa manifestó que significa abstenerse de comer, pero que comprende otras formas de privaciones, como es llevar una vida más sobria, y aseguró que no ayuna verdaderamente quien no sabe nutrirse de la palabra de Dios.

El papa teólogo agregó que el ayuno está ligado estrechamente a la limosna y pidió a los fieles realizar obras buenas y gestos de generosidad "para dar a los pobres y necesitados el fruto de nuestras privaciones".

El Pontífice añadió que la Cuaresma es un tiempo privilegiado para la plegaria. Recordó que san Agustín decía que el ayuno y la limosna son las dos alas de la plegaria e invitó a los fieles a rezar de manera más intensa y prolongada en este tiempo litúrgico.

Benedicto XVI exhortó a los creyentes a seguir a Cristo de manera "más decidida y coherente, renovando la gracia y los compromisos bautismales".

El Papa acudirá está tarde a la basílica romana de santa Sabina, en la colina del Aventino, para presidir los ritos del Miércoles de Ceniza, que abren el tiempo de Cuaresma.

Con motivo de la Cuaresma 2011, Benedicto XVI envió un mensaje a los católicos en el que afirmó que la avidez de dinero insidia nuestras vidas, provoca violencia, prevaricación y muerte y, por ello, durante este tiempo litúrgico la Iglesia invita a la conversión del hombre para que se libere de su egoísmo y del instinto de dominio sobre los demás y se abra a la caridad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes