Benedicto XVI acepta renuncia de Lugo al obispado

ASUNCION (AP). El papa Benedicto XVI aceptó la renuncia a la jerarquía de obispo del presidente electo paraguayo Fernando Lugo, dejándolo a partir del miércoles en condición de laico, anuncio monseñor Orlando Antonini, nuncio apostólico del Vaticano.

El nuncio, hablando el miércoles en conferencia de prensa, dijo que incluso Lugo "fue liberado del voto de castidad; es decir, como cualquier otro laico, si quisiera puede contraer matrimonio de acuerdo con la ley civil".

"Entregué personalmente a Lugo hoy (miércoles) la carta del Santo Padre en la que acepta su renuncia, aclarándole que la dispensa es perpetua; ya no podrá retornar a su anterior condición de clérigo", acotó.

Lugo, de 57 años de edad, ganó las elecciones presidenciales del 20 de abril como candidato de la coalición opositora Alianza Patriótica para el Cambio (APC), derrotando al todavía oficialista Partido Colorado con 61 años en el poder.

Había presentado su renuncia al cargo de obispo el 25 de diciembre de 2006.

El 15 de agosto próximo asumirá el mando constitucional.

Monseñor Antonini explicó que "para la iglesia es un gran dolor la pérdida de un obispo, un sacerdote al que quisimos disuadir de su opción por la actividad política hasta el último día de su campaña electoral, pero el Santo Padre reconoció que fue elegido por la mayoría del pueblo para que dirigiera al Paraguay en los próximos cinco años".

"Este es el primer caso dentro de la iglesia en que un obispo es dispensado; hubo sí muchos otros sacerdotes en los que el papa los dejó en estado de laico pero de un miembro de la jerarquía ninguno hasta hoy", añadió.

Lugo no hizo declaraciones pero en durante una entrevista con la AP, tras triunfar en los comicios, había afirmado: "en 2013 cuando termine mi mandato espero volver a la vida activa de obispo para dedicarme a los asuntos de Dios, a la lectura y a la reflexión".

Cuando fue consultado si existía alguna mujer en su vida con quien querría formar una familia, respondió: "estoy enamorado del Paraguay, mi familia es el Paraguay y trabajaré para que se produzca el verdadero cambio que anhelan los que me dieron su voto".

El nuncio vaticano precisó que Lugo "no fue excomulgado, sigue siendo miembro de la iglesia católica pero no sacerdote; es una persona como cualquier otra".

"No quisimos que Lugo se involucrara en la carrera presidencial porque la política y la religión, para nosotros, son incompatibles. Quien decide servir a Dios lo hace para siempre, eternamente. Pero aquí hubo un primer caso que mereció un largo análisis de los hermanos del Vaticano entendidos en leyes canónicas", apuntó monseñor Antonini.

El ex sacerdote franciscano brasileño Leonardo Boff, impulsor de la denominada Teología de la Liberación rechazada por la iglesia, visitó a Lugo dándole su respaldo. Sobre el tema, el nuncio se limitó a señalar que Boff "ya no es sacerdote ni sostiene la doctrina de la iglesia".

Por su parte, monseñor Pastor Cuquejo, arzobispo de Asunción, comentó que "el Santo Padre es sabio y le encontró una salida al problema que representaba para la iglesia tener un obispo suspendido "at divinis" como presidente de un país".

"No creo que el ejemplo de Lugo se multiplique en otros obispos porque este es un asunto muy peculiar: un ex obispo como jefe de estado no ocurre todos los días", señaló.

En cambio, monseñor Agustín Livieres, obispo del departamento Alto Paraná en la frontera con el estado brasileño de Paraná, comentó que Lugo "era un puñal clavado en la iglesia pero dejó de pertenecer a la jerarquía".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes