Berlusconi ordena colocar el pene a estatua de Marte

ROMA ( AFP). A pesar de las estrictas reglas de restauración en Italia, el jefe de gobierno Silvio Berlusconi ordenó colocar el pene a la estatua de mármol de Marte del siglo II y las manos a la de Venus que decoran la sede del gobierno en Roma, suscitando este jueves una ola de reacciones indignadas.

Las hermosas estatuas, de más de 2 metros de altura, prestadas por un importante museo romano, fueron instaladas en el patio de honor del Palazzo Chigi a pedido del jefe de gobierno y magnate de las comunicaciones, quien quiso disponerlas frente a un discutible telón azul ideado por su arquitecto personal, Mario Catalano.

Las estatuas, del año 175 d.C, fueron descubiertas en Ostia, cerca de Roma, en el año 1918 y representan al dios de la guerra y a la diosa del amor con los rostros del emperador romano Marco Aurelio y su esposa Faustina.

El préstamo de las estatuas, concedido a inicios del año, había generado ya polémicas, debido a que se trata de algo inusual en un país que protege su enorme patrimonio arqueológico, cuenta con expertos de renombre mundial especializados en restauración y conservación y aplica leyes que son un ejemplo para los demás países.

La llamada " cirugía estética" a la que fueron sometidas las estatuas viola también las reglas de conservación para piezas de valor histórico, para las cuales se prohíbe que se engañe al espectador y se deben evidenciar los pedazos originales y aquellos restaurados.

" ¿Por qué las esculturas en China parecen todas nuevas y a las nuestras le faltan brazos y cabezas?", preguntó Berlusconi a su arquitecto cuando decidió que fueran completadas, según escribe el diario La Repubblica.

El controvertido "lifting" y su costo (70,000 euros) fue criticado también por haber sido decidido justo cuando el ministerio de Cultura registra recortes drásticos de fondos (-46% para el 2011) y tras el grave derrumbe de la Casa de los Gladiadores en el parque arqueológico de Pompeya, entre las mayores atracciones de Italia.

Para la mayor formación de izquierda, el Partido Democrático, el ministro de Cultura, Sandro Bondi, " se plega a los caprichos y manías del premier".

" Que explique si es normal que se violen las normas en vigor y se someta a cirugía estética a ese grupo de estatuas de mármol", declaró la encargada de cultura del PD, Manuela Ghizzoni.

Por su parte, el arquitecto Catalano justificó su intervención: " Son prótesis removibles que sirven para admirar la belleza de la obra tal como cuando fue esculpida", aseguró.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes