Birmanos van a las urnas pese a los estragos del ciclón

RANGÚN (AFP) - Las oficinas de voto abrieron el sábado en Birmania para que la población apruebe una nueva Constitución, según exige el régimen militar, una semana después del devastador ciclón que dejó 65.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, y 1,5 millones de damnificados.

El escrutinio es el primero que se celebra en Birmania desde hace 18 años. En las zonas más afectadas por el ciclón Nargis de la región de Irrawaddy (sur) y Rangún fue aplazado al 24 de mayo.

Sin embargo, en el resto del país las oficinas de voto abrieron sus puertas a las 06H15 del sábado local (23H45 GMT del viernes), según constataron periodistas de la AFP.

Las oficinas han sido instaladas en escuelas, en la mayor parte de los casos. En Hlegu, una localidad al norte de Rangún, había votado poca gente durante la mañana local.

"No siento nada. Tenemos que hacer lo que hace todo el mundo y por eso voté +sí+, como los demás", confesó un elector de 35 años que pidió el anonimato.

Apoyado por la ONU, el partido de la opositora Aung San Suu Kyi presionó a la junta militar para que aplazara el referéndum y diera prioridad a la ayuda para las víctimas del ciclón. Sin embargo, los generales desoyeron la petición, siguieron con sus planes y sólo retrasaron las votaciones en 47 localidades.

Mientras tanto, la ayuda de urgencia continuaba llegando con cuentagotas a las zonas afectadas debido a las condiciones impuestas por el régimen de Rangún, que se niega a que las operaciones de socorro sean dirigidas por extranjeros.

El Programa Alimentario Mundial de la ONU (PAM) anunció el sábado la reanudación de sus vuelos con ayuda humanitaria al sur de Birmania, pocas horas después de haber anunciado su suspensión debido a restricciones "inaceptables".

La Casa Blanca confirmó el viernes que los generales aceptaron una primera ayuda estadounidense, que llegará el lunes al país en un avión militar C130.

Asimismo, la ONU pidió fondos por valor de 187 millones de dólares para ayudar en los próximos seis meses a Birmania. Sin embargo, su secretario general, Ban Ki-moon, aún no logró ponerse en contacto con el número uno del régimen birmano, el general Than Shwe, según una fuente de la organización.

El general, de 75 años, también desoyó las peticiones de aplazar el referéndum. Este representa la primera ocasión de voto para los birmanos desde las legislativas de mayo de 1990, ganadas por la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Suu Kyi.

Los militares se negaron a aceptar ese resultado y han mantenido en arresto domiciliario durante la mayor parte de los últimos 18 años a la líder opositora, que actualmente tiene 62 años y que ganó el premio Nobel de la Paz.

Según la junta militar, la aprobación de la Constitución abrirá la puerta a elecciones plurales en 2010 y a un "traspaso de poder" progresivo a los civiles.

Los disidentes, sin embargo, afirman que el nuevo texto arraiga aún más la supremacía del ejército, en el poder desde 1962.

La oposición no participó en la elaboración de la Constitución. Esta fijará la inelegibilidad de Suu Kyi por el polémico motivo de que estuvo casada con un extranjero, el británico Michael Aris, muerto de cáncer en 1999.

Los órganos de información oficiales lanzaron una vasta campaña en favor del "sí" pedido por los generales. La oposición solicitó el "no" pero no tuvo acceso a los medios de comunicación. Además, una ley promulgada en febrero sobre la organización del referéndum estableció penas de prisión para quien distribuyera material hostil a la consulta.

El sábado, la junta militar seguía sin difundir el número exacto de electores con derecho a voto.

El ministro de Protección Social, Maung Maung Swe, indicó el martes que Birmania tiene 27 millones de personas mayores de 18 años. Pero esa cifra incluye a monjes y detenidos, que no pueden votar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes