Papa Francisco cumple agitada segunda jornada en Chile

Una misa con menos gente de la esperada, una mapuche demandando audiencia y una distendida reunión con jóvenes, fueron parte de la agitada segunda jornada de la visita del papa Francisco en Chile.

Horas antes de la llegada del papa Francisco a la ciudad de Temuco -segundo destino de su recorrido por Chile- ubicada en la región de la Araucanía (sur), tres templos católicos y uno evangélico cercanos a poblados rurales fueron incendiados, al igual que tres helicópteros en la vecina región de Biobío. Asimismo, una patrulla de policías fue emboscada por un grupo de desconocidos, que hirieron de un disparo de arma de fuego a uno de los agentes.

En los predios donde se produjeron los ataques a los templos y los helicópteros, la policía encontró panfletos en los que estos atentados son reivindicados por grupos extremistas con reclamos de tierras afines a los del pueblo mapuche, y que rechazan la visita del pontífice.

La machi Francisca Linconao, una influyente líder religiosa del pueblo mapuche, vio frustrada su intención de reunirse con el papa para entregarle una carta y explicarle su situación judicial.

El papa almorzó con representantes de la región de la Araucanía en la Congregación de la Santa Cruz, entre ellos indígenas y colonos de la zona.

En la carta, Linconao le pide al pontífice que interceda ante el Estado chileno para que revise su situación e intervenga en el nuevo juicio por su supuesta participación en un incendio que acabó con la vida de Werner Luchsinger y Vivian Mackay, el 4 de enero de 2013.

"Como máxima autoridad de la Iglesia Católica pido que invite al Estado de Chile a revisar mi situación en la que los fiscales de este país intentan condenarme a 40 años de cárcel", asegura Linconao, quien fue absuelta, junto con otros 10 indígenas, el pasado noviembre por un tribunal de Temuco, pero la Corte de Apelaciones de la ciudad anuló este fallo.

Mientras en Santiago, en la primera misa que ofició el papa Francisco, asistieron unos 400.000 fieles cumpliendo las expectativas del clero chileno, en Temuco la liturgia no tuvo la misma convocatoria, con unas 150.000 personas que llegaron durante la madrugada soportando un intenso frío.

La liturgia de Francisco en Temuco se realizó en la base aérea Maquehue, que fue utilizada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) como centro de detención y torturas, por donde pasaron cerca de medio millar de personas, según los informes Valech y Reeting sobre víctimas del régimen militar.

El hecho provocó la molestia de organizaciones de familiares de víctimas de la dictadura y exigieron que el papa reconozca las condiciones en que fueron utilizadas dichas instalaciones.

"Esta celebración la ofrecemos por todos los que sufrieron y murieron y por los que cada día llevan sobre sus espaldas el peso de tantas injusticias", dijo el pontífice durante su homilía.

Francisco se reunió con más de 20.000 jóvenes a su retorno a Santiago, donde comparó el uso que ellos le dan al celular y a internet con el compromiso que deben tener con la iglesia.

Los animó a no quedarse "sin conexión" con Jesús, a no perder "la señal" ni dejar que se gaste "la batería" que mantiene vivo el fuego de Dios en sus corazones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7