Blackwater: Testigos se habrían puesto de acuerdo

Abogados de los exguardias de seguridad de la agencia Blackwater acusados de matar a 14 iraquíes en Bagdad hace casi siete años están insinuando que los testigos de cargo, orientados por investigadores de la policía iraquí, se han puesto de acuerdo previamente para sus declaraciones.

El gran problema de la defensa es que nadie se ha presentado para dar apoyo a su teoría: de que los guardias respondieron a un ataque.

La explicación más aceptada desde los tiroteos del 16 de septiembre de 2007 es que no hubo disparos a los guardias.

La matanza en la Plaza Nisoor resultó ser el episodio más tenebroso de violencia cometida por contratistas durante la guerra en Irak y alentó los sentimientos antiestadounidenses en todo el mundo. El juicio comenzó el 11 de junio, podría durar varios meses y tal vez incluya el mayor número de testigos extranjeros en un juicio penal en Estados Unidos, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

El primer testigo, un hombre cuyo hijo de nueve años fue uno de los muertos en la plaza, narró un relato fascinante sobre dinero y contactos entre las familias de las víctimas y un investigador iraquí que indagó en el suceso.

Mohammad Kinani Al-Razzaq lloró sin poder contenerse al hablar de la muerte de su hijo, dejándole al jurado una imagen indeleble de dolor.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7