Bloqueo en Consejo deja todo en manos de inspectores ONU en Siria

Naciones Unidas ( EFE) La falta de avances entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad para responder al presunto ataque con armas químicas en Siria de la semana pasada deja todo en manos de los inspectores de la ONU que se espera que hagan un balance preliminar de su investigación a partir del sábado.

El segundo encuentro en dos días de los representantes de EE.UU., Rusia, China, Francia y Reino Unido en Naciones Unidas, fue breve y se volvió a vivir la "discordancia de posiciones" entre los países, señalaron fuentes diplomáticas tras la reunión.

Se volvió a discutir el borrador de resolución presentado por Reino Unido, que propone autorizar el uso de la fuerza para proteger a la población siria frente a quienes usen armas químicas, después de que en la sesión de ayer Rusia y China volvieran a mostrar sus discrepancias y acordaran celebrar consultas con sus capitales.

Tras las dos horas de discusiones de ayer, la reunión de hoy fue convocada por Rusia, duró menos de una hora y a la salida ninguno de los asistentes quiso realizar comentarios.

En la práctica, la falta de movimiento en la ONU significa que EE.UU. y Reino Unido (y cualquier otro país que quiera sumarse) no tendrán el aval de la ONU si finalmente deciden lanzar un ataque contra el régimen de Bachar al Asad, al que responsabilizan del uso de armas químicas la pasada semana en los alrededores de Damasco.

En ese ataque, ocurrido el pasado día 21, habrían muerto cerca de 1.500 personas, y varios miles más habrían resultado heridas, según cifras de la oposición siria.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el miércoles en una entrevista con la televisión pública PBS que es necesaria una "respuesta internacional" a ese ataque, pero también que su Gobierno daba por hecho que no habría respaldo del Consejo de Seguridad por la oposición de Rusia y China.

Obama también dijo que si finalmente decide por un ataque, será "limitado".

Hasta ahora, Rusia ha rechazado responsabilizar el régimen sirio del supuesto ataque químico y en los últimos días se ha opuesto firmemente a la posibilidad de lanzar ataques militares de represalia contra objetivos oficiales.

El proyecto de resolución británico proponía el uso de "todas las medidas necesarias bajo el Capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas para proteger a los civiles de la armas químicas" y condenaba el supuesto uso de armamento químico por parte del régimen de Bachar al Asad, uno de los puntos de mayor fricción durante la negociación.

Esta falta de avances entre los miembros con derecho a veto en el Consejo se produce mientras el grupo de inspectores de la ONU que investigan el posible uso de armas químicas en Siria continúa su trabajo y tiene previsto dejar el país el próximo sábado.

El secretario general, Ban Ki-moon, dijo hoy en Viena que el equipo de investigadores que analiza el supuesto ataque químico a las afueras de Damasco le informará de los primeros resultados de sus pesquisas nada más abandonar suelo sirio el sábado.

Un portavoz de la ONU no quiso confirmar hoy si los inspectores se trasladarán inmediatamente a Nueva York para presentar sus pesquisas preliminares al secretario general, pero insistió en que las compartirán "lo antes posible",

Ban aseguró también este jueves que habló ayer sobre la crisis siria con el presidente Obama para compartir información con él y transmitirle el deseo de la ONU de que se dé tiempo a los inspectores para terminar su trabajo.

Estados Unidos están preparando activos militares en la zona, mientras que Londres ya se ha comprometido a esperar al informe de los inspectores internacionales antes de decidir participar en un hipotético ataque militar contra objetivos del régimen sirio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7