Bolivia: Autorizan deforestar reserva natural por nueva carretera

LA PAZ ( AP). Una constructora brasileña fue autorizada a depredar un bosque para construir una carretera, un proyecto que mantiene confrontados al gobierno con los indígenas que serán afectados por la destrucción de su hábitat.

" La empresa OAS cumplió con los requisitos y se ha emitido una resolución que se entregará en las próximas horas para que proceda al desmonte y barbecho de 47 hectáreas del primer tramo de la carretera", declaró el sábado a la emisora Erbol el gerente de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), Carlos Antezana.

La ruta de 300 kilómetros unirá los valles andinos con la amazonia boliviana y atravesará el Parque Nacional Isiboro Sécure en el centro del país, habitado por indígenas Yuracaré, Chimán y Trinitaria que se oponen a la carretera porque temen perder su hábitat, dijo a la AP el dirigente indígena Pedro Moye.

La carretera le ha ganado duros cuestionamiento al presidente Evo Morales y a su discurso ecologista de defensa de la Madre Tierra, pero el mandatario ha dicho hace poco que de todas maneras se hará la ruta y que la entregará en su gestión.

Para su gobierno se trata de un proyecto vital para integrar al desarrollo al norteño departamento amazónico de Beni. Las autoridades acusaron a organizaciones ecologistas de incitar a los indígenas.

La obra será financiada con un crédito de Brasil de 415 millones de dólares y será construida en tres tramos. El segundo de más de 120 kilómetros es el más cuestionado porque atravesará la reserva natural y aun no tiene licencia ambiental, dijo a la AP Edwin Alvarado de la Liga de Defensa del Medioambiente (LIDEMA).

La ruta tiene el apoyo de poblaciones de Beni a las que vinculará la carretera, pero los indígenas han pedido al gobierno desviar el tramo dos para que no afecte a la reserva. El pedido fue descartado por razones de costo.

Moye dijo que la Central Indígena de Pueblos del Oriente Boliviano (CIDOB) la mayor organización de tierras bajas iniciará una marcha contra el gobierno a mediados de agosto para rechazar la carretera y reclamar una consulta a los afectados.

A la protesta se sumará el Consejo Nacional de Ayllus y Marcas del Qollasuyo (Conamaq), la mayor organización de indígenas de la región andina, dijo su dirigente Rafael Quispe.

El ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, anunció que se hará la consulta a los nativos para el segundo tramo pero que el resultado "no será vinculante", es decir no podrá paralizar la obra.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes