Bolivia defenderá en La Haya que aguas del Silala sean para consumo humano

Bolivia defenderá ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el uso para consumo humano de las aguas del manantial Silala que disputa con su vecino Chile, que destina el recurso principalmente para fines mineros, explicó el jueves el presidente Evo Morales.

"Manantiales del Silala son aguas fósiles y finitas, por tanto es un patrimonio para la humanidad", afirmó el mandatario en su cuenta de Twitter, luego de señalar en una conferencia de prensa que "ha llegado el momento de restablecer el buen uso de los recursos que nos legó nuestra madre tierra".

Chile demandó a principios de junio pasado a Bolivia ante La Haya para que determine que el Silala es un río internacional que ingresa en su territorio y que por lo tanto tiene derechos sobre su uso. La CIJ estableció que Santiago presente su memoria en julio de 2017 y un año después La Paz su contramemoria.

Es la segunda causa entre ambos países que llega al tribunal internacional, luego de que Bolivia demandara a Chile en 2013 para que su vecino acepte negociar la recuperación de una salida soberana al océano Pacífico, que perdió en una guerra que los enfrentó a fines del siglo XIX.

El presidente Morales acotó que "el agua, como un derecho humano, debe estar garantizada para los pueblos del mundo y no ser privatizada por ningún gobierno", en alusión a que las aguas del Silala son usadas para fines mineros. Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo, es también beneficiada.

"Por eso quiero decir que nuestra defensa de las aguas del Silala, no solamente es por la soberanía del pueblo boliviano, sino por la vida y la humanidad", insistió el mandatario.

La Paz asegura que unos 180 litros de agua por segundo fluyen por lo que llama manantial hacia Chile, sin remuneración económica. Las aguas nacen en bofedales y acuíferos subterráneos en territorio boliviano que fueron canalizadas artificialmente hacia Chile, insiste.

También recordó que Bolivia fue notificada por la demanda de La Moneda, aunque aseguró que el arranque fue un "triunfo" para su país, pues La Haya quitó el término "río" como había planteado su vecino y sólo se refirió como "las aguas".

Ambos países carecen de relaciones diplomáticas plenas desde fines de la década del 70 del siglo pasado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes