Bolsonaro asegura confiado que tiene "una mano en la banda presidencial"

El ultraderechista Jair Bolsonaro, favorito en las encuestas electorales de intención de voto para la segunda vuelta en Brasil, se mostró confiado y aseguró hoy que tiene "una mano en la banda presidencial", durante una visita a la Superintendencia de la Policía Federal en Río de Janeiro.

"Puede que no llegue hasta allá, pero tenemos una mano en la banda presidencial. No nos van a quitar 18 millones de votos desde ahora y hasta dentro de dos domingos, no nos va a quitar eso", agregó el candidato del Partido Social Liberal (PSL).

Bolsonaro afirmó tener "un profundo respeto por la Policía Federal" a quien quiso visitar para "agradecer el trabajo que hicieron por su seguridad" y confirmó que esta tarde decidirá si viaja mañana a Sao Paulo para un nuevo reconocimiento médico, que podría liberarle para los debates televisivos, o si los facultativos acuden a su domicilio.

El candidato ultraderechista, víctima de un atentado en medio de un mitin el pasado 6 de septiembre, subrayó la importancia de su lesión la cual enfatizó "fue una puñalada y no una rinitis".

"Los médicos dicen que sobreviví por un milagro, tengo muchas ganas de vivir y de disputar las elecciones", afirmó.

"Ahora tengo que debatir contra un poste, contra un pelele mandado por Lula (Luiz Inácio Lula da Silva), santa paciencia, vamos a decidir eso, el equipo médico decide mañana si tengo condiciones o no", manifestó el ultraderechista.

En su comparecencia ante los medios a la salida de la Policía Federal tuvo también palabras para sus adversarios políticos, el Partido de los Trabajadores (PT), a quienes llamó "amantes de la dictadura de Cuba o Corea del Norte" e instó a que mostraran "lo bueno que hubo en estos 13 años en los que gobernaron".

"Muestren las obras que realizaron en ese tiempo, empezando por el 'Mensalao' (escándalo de corrupción que salpicó al PT), que hagan un mea culpa. No admiten, creen que Lula es un perseguido político, le dan siempre a la misma tecla", afirmó Bolsonaro que formuló una pregunta "¿Por qué Lula aceptó pasivamente ser arrestado, sin un plan B? ¿Cuál es el plan B de Lula?".

Antes de acudir a la Superintendencia de la Policía Federal, Bolsonaro, se reunió con el Arzobispo de Río de Janeiro, Dom Orani Tempesta, con quien firmó "un compromiso en defensa de la familia", según manifestó en un breve discurso en el que no permitió preguntas.

"Firmamos un compromiso en defensa de la familia, en defensa de la libertad de los niños en las aulas, en libertad de las religiones, contrario al aborto y a la liberación de las drogas, o sea un compromiso que está en el corazón de todo brasileño de bien", expresó. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes