Bombas matan a 13 personas en Bagdad

BAGDAD ( AP). Una bomba estalló hoy lunes al paso de un autobús que llevaba a estudiantes de secundaria a sus exámenes finales, dijo la policía, en el más mortífero de varios ataques con explosivos en Bagdad que costaron al menos 13 vidas, mientras el gobierno se prepara para un aumento de la violencia ante la inminente retirada de tropas estadounidenses de las zonas urbanas del país.

Las explosiones, casi todas en áreas chiítas de la capital, sucedieron dos días después del peor ataque este año en el país: un camión bomba que mató al menos a 75 personas en el norte de Irak.

La violencia ha estado aumentando antes del plazo del 30 de junio para la retirada de las tropas estadounidenses de las principales ciudades iraquíes y será una prueba de la capacidad del gobierno de mayoría chiíta de brindar seguridad sin la ayuda directa de las tropas estadounidenses.

Desde la semana que viene, la mayoría de los 133,000 soldados estadounidenses estarán en grandes bases en las afueras de Bagdad y otras ciudades, sin poder actuar si no les piden ayuda. Esta retirada es parte de un acuerdo que estipula la salida del país de todas las tropas de Estados Unidos hacia el final de 2011.

Ante el aumento de la violencia, el clérigo chiíta Muqtada al-Sadr pidió al gobierno que tome los pasos que sean necesarios para proteger a los ciudadanos, pero también culpó a la presencia estadounidense por los ataques y exigió que las tropas salgan del país.

" El pueblo iraquí va hacia una nueva fase que podría sacarlo de su sufrimiento", dijo al-Sadr en un comunicado en que llamó a sus seguidores a no responder a los ataques.

El autobús con escolares transitaba por el principal reducto de los seguidores del clérigo, Ciudad Sadr, cuando una bomba explotó al costado del camino. Al menos tres personas murieron y otras 13 resultaron heridas, incluidos tres estudiantes, dijo la policía. El autobús quedó acribillado de metralla y libros escolares cubiertos de sangre yacían en el suelo.

Otra explosión, causada por un coche bomba, ocurrió en el distrito capitalino de Karrada, en la margen oriental del Tigris, en un punto de control que controla el acceso a la Zona Verde, donde están las oficinas del gobierno y la embajada estadounidense. La explosión mató a cinco personas por lo menos e hirió a otras 20, dijo la policía.

Una tercera bomba callejera estalló al paso de una patrulla policial en un área comercial en el distrito de Ur, en el este de Bagdad y dejó tres muertos y 25 heridos, dijo la policía.

En otro ataque más, un atacante suicida hizo estallar su chaleco explosivo en un retén en el camino a las oficinas del alcalde de Abu Ghraib, un distrito suní al oeste de Bagdad. Dos personas murieron y al menos otras cinco fueron heridas.

Los funcionarios hablaron bajo condición de no ser identificadas porque no estaban autorizados a dar a conocer la información.

En el norte de Irak, equipos de rescate estaba buscando al menos a 12 personas aún desaparecidas tras la enorme explosión del sábado cerca de la ciudad de Kirkuk, que demolió una mezquita chiíta y decenas de casas alrededor del templo.

La policía ha responsabilizado a al-Qaida del ataque, diciendo que es parte de una campaña para desestabilizar el gobierno y restarle apoyo ciudadano.

Los soldados estadounidenses seguirán en Irak dispuestos a asistir, como lo hicieron tras el ataque del sábado, pero muchos iraquíes temen que su partida tras dos años de presencia constante en las ciudades tendrá consecuencias mortales.

Otra bomba había explotado la noche del domingo en un café en una zona chiíta de un barrio mayormente suní en el sur de Bagdad. Este ataque dejó dos muertos y 13 heridos, según la policía.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes