Brasil, México y el Papa esperan que el G8 abra sus arcas

L'AQUILA, Italia (AP). En representación de América Latina y con el apoyo del papa Benedicto XVI, Brasil y México esperan que la Cumbre del G8 que se inicia el miércoles en Italia aumente sus recursos en favor de los países pobres.

El Papa lo ha planteado ya tres veces en los últimos tres días, la última de cuales en la encíclica que dio a conocer el martes.

Benedicto XVI urgió a los países a aumentar su ayuda a los países pobres con el objetivo de eliminar el hambre, y destacó que la paz y la seguridad depende de ello.

En L'Aquila, la ciudad del centro de Italia que fue semidestruida por un terremoto el primero de abril que dejó 300 muertos, inicia el miércoles la cumbre del Grupo de los Ocho países más industrializados (Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido, Canadá, Rusia e Italia), además de Suecia, presidente en turno de la Unión Europea.

El jueves se incorporarán los miembros del Grupo de los Cinco (Brasil, México, China, India y Sudáfrica), además de Egipto, Australia, Indonesia, Dinamarca y Corea del Sur.

Un total de 39 países han sido invitados, con 1,500 delegados, en un encuentro donde el G8 se abre por primera vez a otros países. Con ello, la cumbre estará representada por más del 90% de la economía mundial, según el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi.

El líder anfitrión espera que la tierra en esta ciudad no siga temblando, como lo ha hecho hasta el lunes, y que no le hagan más preguntas sobre su agitada vida privada.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo el lunes que exigirá a los países ricos socorrer a las naciones más pobres para ayudarles a sortear la crisis financiera global.

Por su parte, el mandatario mexicano Felipe Calderón, como presidente del G5, sostendrá encuentros bilaterales, el primero con Lula.

El tema a abordar será: "Fuentes futuras de crecimiento: ¿Qué se puede hacer para promover el desarrollo?, informó la presidencia de México.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien otorgó 4,000 millones de dólares para los próximos cuatro años a fin de enfrentar el hambre en el mundo, pidió a los otros países del G8 de hacer otro tanto.

Los países en desarrollo esperan que esta cumbre tenga presente también lo señalado por la Campaña del Milenio de Naciones Unidas.

El sector financiero recibió en un año casi 10 veces más dinero que los países en desarrollo que en los últimos 49 años, denunció la campaña de la ONU.

Según esta organización, desde que se puso en marcha la ayuda al desarrollo hace casi 50 años, los países donantes han facilitado cerca de 2 billones de dólares en ayuda, abajo de los 18 billones de dólares que durante el pasado año se movilizaron a nivel mundial para ayudar a las instituciones financieras.

La Campaña del Milenio puso de manifiesto que el importe total de la ayuda al desarrollo durante los últimos 49 años sólo representa el 11% del dinero otorgado a estas instituciones.

La crisis económica internacional, la seguridad alimentaria, el combate al cambio climático y la liberalización del comercio mundial serán otros de los temas principales que se tratarán en la cumbre hasta el viernes próximo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes