Brasil aumenta control en la Amazonia por deforestación

BRASILIA (AP). Autoridades brasileñas intensificaron la presencia de fiscales en la Amazonia, el bosque húmedo que cubre el norte del país, para contener un potencial aumento en la deforestación ilegal, dijo el jueves la ministra del Medio Ambiente Izabella Teixeira.

La ministra aseguró en un seminario sobre la Amazonia que nunca antes hubo tantos agentes de seguridad en la región para responder a un cambio en la forma en que opera la tala ilegal.

Explicó que en lugar de hacer grandes cortes en áreas boscosas se hace una tala selectiva que resulta más difícil de detectar por el sistema satelital de monitoreo en la región.

"No puedo decir el número pero desde el 1 de enero tenemos el mayor contingente que se ha enviado a la Amazonia. Hay gente que ha pasado 90 días seguidos en la región, estamos trasladando fiscales de todo el país porque la presión aumentó", declaró Teixeira.

Dijo que además de los cortes fragmentados de bosque, los extractores ilegales de madera buscan formas de evadir el control como pintar sus tractores de verde para camuflarlos en el bosque.

"Cuando la deforestación llega a menos de 5.000 kilómetros cuadrados por año, la presión crece porque hay menos espacio para operar, por eso estamos trabajando con fiscales ambientales, la Fuerza Nacional de Seguridad, agencias de inteligencia, el ejército para contener la deforestación", dijo la ministra. "Lo que queremos es que al menos no aumente la deforestación", agregó.

En 2012 la destrucción del bosque alcanzó 4.571 kilómetros cuadrados, el nivel más bajo del que se tiene registro. En 2004 alcanzó casi 28.000 kilómetros cuadrados.

Ese año se creó un plan de combate a la deforestación en la Amazonia con la participación de 14 ministerios que propició la reducción de 84% en la destrucción del bosque.

La coordinadora del plan, Juliana Simoes, reconoció que la deforestación ha crecido este año en los estados de Pará y Tocantins, aunque cayó en los otros siete que conforman la Amazonia.

No obstante, se mostró confiada en que Brasil alcanzará la meta que se propuso dentro de las negociaciones sobre cambio climático de reducir la destrucción del bosque a 3.925 kilómetros cuadrados en 2020.

Explicó que el esfuerzo contará con la ayuda de una modernización en el sistema satelital de vigilancia en tiempo real de la actividad en la Amazonia.

"La deforestación está cambiando, están talando cada vez más espacios pequeños que resultan más difíciles de detectar, así que tenemos que adaptarnos", comentó.

Para ello, dijo que el próximo año comenzarán a utilizar un satélite de la India que aumenta la resolución de las imágenes captadas.

Actualmente, con el satélite estadounidense utilizado, se puede detectar la deforestación ocurrida en espacios de 25 kilómetros cuadrados o más, mientras que el satélite indio permite detectar áreas de hasta dos kilómetros cuadrados, lo que permitirá mayor rigor en el control de la tala ilegal.

La Amazonia abarca una extensión de 6,1 millones de kilómetros cuadrados, 63% situada en territorio brasileño, y contiene un tercio de las reservas genéticas del planeta.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7