Brasil: guerra a corrupción trae ventajas y riesgos a Rousseff

BRASILIA (AP). La "limpieza ética" emprendida por la presidenta Dilma Rousseff en el Ministerio de Transportes, estremecido por escándalos de corrupción, fortaleció su imagen ante los brasileños pero puso en riesgo la estabilidad de la coalición que sustenta su gobierno.

Hasta ahora han sido destituidos 18 altos funcionarios del ministerio responsable de la construcción de carreteras, puentes y ferrocarriles en todo el país, tras denuncias de sobrefacturamiento de obras y cobro de sobornos. Incluso el ministro Alfredo Nascimento debió dejar el cargo a raíz del escándalo y fue reemplazado por Paulo Sergio Passos.

El lunes presentó su renuncia Luiz Antonio Pagot, quien se desempeñaba como director general de Departamento Nacional de Infraestructura de Tránsito, organismo que está en el centro de las denuncias.

Las irregularidades en la dependencia fueron denunciadas el 2 de julio por la revista Veja y desde ese día, Rousseff comenzó a destituir a los que estarían involucrados en el escándalo y aseguró que continuará con lo que la prensa llegó a denominar como "limpieza ética".

"El límite (de la limpieza) es cambiar el Ministerio de Transportes en aquello que es su propio papel: la base de la infraestructura del país", declaró la presidenta el viernes en una entrevista con un pequeño grupo de periodistas de los grandes diarios brasileños.

Para el analista político Alexandre Barros, la población ha recibido muy bien el esfuerzo depurador de la presidenta, pero aclaró que será difícil extirpar la corrupción en Brasil.

"Eliminar la corrupción es difícil porque existen muchos vicios. Se puede reducir, controlar aquí o allá, pero Brasil creó una cantidad tan grande de etapas de control que la corrupción se da y no se sabe dónde ocurrió", explicó el analista.

Aún así, el esfuerzo de la mandataria generó aplausos entre columnistas de la prensa.

"Finalmente aparece un mandatario --tenía que ser mujer-- con la conciencia de su papel histórico de pensar primero en el país y después en la próxima elección", escribió el columnista Zarcillo Barbosa en el diario Jornal da Cidade, al comentar las destituciones en el ministerio.

El Ministerio de Transportes, desde el gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) es un feudo del Partido de la República (PR), uno de los 15 que componen la coalición que apoya a Rousseff en el Congreso.

De hecho, la mayoría de los funcionarios separados son militantes de ese partido o allegados a los dirigentes de ese movimiento sin tendencia ideológica definida.

"Mientras el escándalo esté limitado al PR, el impacto en la coalición será menor porque es un partido menos importante, pero si llega a otros partidos se puede complicar", advirtió Barros.

Dirigentes de ese partido han manifestado disconformidad, al aparecer como los únicos responsables de irregularidades en el gobierno. El PR ocupa 40 de los 513 escaños de la Cámara de Diputados y siete de los 81 puestos en el Senado.

Barros advirtió que existe el peligro de que otros partidos aparezcan involucrados en escándalos porque los proyectos de infraestructuras están conectados con otras áreas del gobierno.

"Se puede llegar a un punto de descubrir más podredumbre, y ahí el gobierno va a tener que tomar más medidas, pero tendrá un problema de gobernabilidad porque un partido que se sienta incomodado puede retirar apoyo al gobierno y pierde votos en el Congreso", explicó Barros.

Rousseff cuenta actualmente con una cómoda ventaja en ambas cámaras del Congreso, pero su mayoría es frágil y depende de la capacidad del gobierno de tener de su lado a todos los partidos de la coalición para aprobar proyectos de su interés.

El Ministerio de Transportes tiene a su cargo la mayor parte de las obras previstas en el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), un gigantesco paquete de proyectos de infraestructura en todo el país con inversiones públicas por más de 500.000 millones de reales (313.000 millones de dólares).

Dentro del programa están incluidas obras de movilización urbana y modernización de aeropuertos, contemplados dentro de los proyectos que Brasil debe desarrollar antes del Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro de 2016.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes