Brasil y otros países contribuyen al incremento del tráfico aéreo

Madrid (EFE). Brasil, que junto con Rusia, India y China conforman el grupo de los países BRIC, se encuentra entre los motores más potentes del crecimiento del tráfico aéreo en el mundo, mientras que las rutas entre Europa y Norteamérica, tradicionalmente fuertes, se han estancado desde 2009.

Según un estudio de la central de reservas de viajes Amadeus y la consultora especializada en redes de aviación Airconomy, Asia-Pacífico, Oriente Medio y Europa se han convertido en los epicentros del crecimiento mundial de los vuelos de larga distancia interregionales.

El análisis de las tendencias en la demanda mundial de transporte aéreo de pasajeros entre diferentes regiones durante los dos últimos años -comparando el primer trimestre de 2009 con el mismo lapso de 2010 y 2011- muestra incrementos del 77 % entre Brasil y Oriente Medio, del 63 % entre Brasil y Rusia y del 34 % con India.

Los flujos de pasajeros entre Rusia y Suramérica crecieron un 41 %; entre Rusia y África, un 31 %, y entre Rusia y Asia-Pacífico, un 27 %.

Los centros económicos emergentes del mundo también están impulsando el crecimiento interno, con avances anuales en Brasil y Rusia, del 28 % y del 23 %, respectivamente, mientras que China e India se muestran igual de pujantes, aunque a un ritmo menor, del 14 %.

China se ha convertido, además, en el segundo mayor mercado interno de transporte aéreo en términos absolutos, con cerca de 20 millones de pasajeros.

Por su parte, la demanda entre Asia-Pacífico y Oriente Medio arroja un crecimiento anual del 13 %, hasta los casi 3 millones de pasajeros al mes en el presente ejercicio, con Dubai a la cabeza.

El tráfico aéreo entre Oriente Medio y Europa registró una tasa de crecimiento anual compuesto del 10,7 % durante los dos últimos años, lo que ha dado lugar a un mercado de aproximadamente 2,4 millones de pasajeros al mes en el primer trimestre de 2011, destacando Dubai, Londres y París.

Asimismo, los datos muestran claramente un fuerte crecimiento de Oriente Medio como origen y destino final de trayectos, en contra de lo opinión errónea de que es una región sólo de escala, precisa Amadeus.

La demanda europea de rutas hacia y desde Asia-Pacífico ha aportado una tasa de crecimiento del 4,8 % a un flujo de tráfico que ya es el más fuerte del mundo, con casi 3,5 millones de pasajeros mensuales y Londres como el punto de mayor actividad.

En cambio, los flujos de pasajeros entre Norteamérica y Europa, aunque sólidos por volumen absoluto de pasajeros, no han podido alcanzar cifras de crecimiento similares a las registradas entre Asia-Pacífico, Europa y Oriente Medio, a pesar de la recuperación económica.

Con una tasa del 6,1 %, la demanda entre Norteamérica y Asia-Pacífico representa "el incremento más vigoroso" en los flujos intercontinentales en la región norteamericana.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes