Brasil lanza programa para erradicar miseria en familias

BRASILIA, ( AFP). La presidenta brasileña Dilma Rousseff anunció la un programa para beneficiar a unos dos millones familias pobres con hijos de hasta seis años, que habitan principalmente las regiones del norte y noreste de Brasil, muy afectadas por la sequía.

Bautizado como 'Brasil Cariñoso', el programa " será la acción más importante de combate a la pobreza absoluta en la primera infancia lanzada en nuestro país", destacó la presidenta, asegurando que la iniciativa " sacará de la miseria absoluta a todas las familias brasileñas con niños de 0 a seis años".

Ésta es "la franja de edad donde Brasil ha conseguido reducir menos la pobreza", comentó Rousseff, que tiene una hija y una nieta, al hacer el anuncio cuando se celebraba el día de la Madre.

" Tal vez ésta sea la primera vez que, desde este sillón presidencial, alguien hace un pronunciamiento en nuestro día, el día de la Madre", comentó la mandataria, de 64 años.

El programa destinará recursos para ampliar la cobertura de salud, educación y guarderías, y garantizará una renta mínima de 70 reales (unos 35 dólares al cambio actual) a cada miembro de las familias en extrema pobreza con al menos un niño en el rango etario señalado.

En salud, Rousseff anunció que será lanzado un programa para combatir la anemia y la deficiencia de vitamina A y hierro, así como otro para distribuir gratuitamente medicinas contra el asma a través de un programa oficial de acceso a medicamentos para las enfermedades más comunes del país.

La mandataria también destacó la importancia de ampliar el acceso de los niños pobres a las guarderías, donde no sólo encuentran "un techo ocasional", sino también "salud, educación, comida, confort, tiempo de ocio e higiene. Significa atacar la raíz de la desigualdad", enfatizó.

El nuevo programa permitirá la construcción de unas 1.500 nuevas guarderías en todo el país. El gobierno aumentará además el presupuesto para la alimentación de los niños que acuden a estas salas.

El programa estará destinado principalmente a las regiones del norte y nordeste del país, afectados por la sequía, donde habita un 78% de los niños brasileños en situación de pobreza absoluta, según cifras comentadas por la presidenta.

" O sea, son las regiones más pobres, los niños más desprotegidos y madres y padres históricamente entregados a su propia suerte", enfatizó Rousseff.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes