Brecha sobre aborto y homosexualidad en América Latina sale a la luz en OEA

El abismo que separa las posturas sobre el aborto y la homosexualidad de los grupos conservadores y liberales de América Latina ha dominado hasta ahora los debates previos a la Asamblea General de la OEA, con discursos encendidos dentro de las salas y marchas en el exterior.

Ni la situación en Venezuela, ni la reforma de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) o los derechos de los indígenas han provocado las pasiones que han manifestado muchos de los representantes de la sociedad civil presentes en las reuniones.

El tema ha cobrado mayor relevancia por un proyecto de resolución promovido por Brasil que pide eliminar las barreras que enfrentan los homosexuales, bisexuales y transexuales en el acceso a la "participación política y otros ámbitos de la vida pública".

El documento no menciona ni el aborto ni el matrimonio entre homosexuales, que es legal en Argentina y Uruguay, pero aun así ha movilizado a los dos lados.

Hoy plantearon sus posturas en un foro presidido por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, junto con representantes de los países miembros del organismo.

El paraguayo Ricardo Izquierdo, portavoz del "Grupo Pro-Vida y Pro-Familia", aseveró que la defensa de la familia tradicional y el rechazo al aborto son ejes fundamentales para el desarrollo de América Latina.

"El derecho humano a la vida debe de reconocerse desde la concepción hasta la muerte natural", dijo en la reunión.

El portavoz añadió que "la unión estable entre el hombre y la mujer debe de ser promovida, fortalecida y protegida como base de la institución del matrimonio con fines de procreación y apoyo mutuo".

Por su parte, Enrique Gauto, secretario ejecutivo de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), que siguió a Izquierdo en la intervención, señaló que las propuestas de ese grupo son "irreconciliables y contrapuestas" con la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

Por su parte, Patricia Zabala, integrante de Adriana, grupo paraguayo de defensa de los derechos de las lesbianas, denunció que América Latina y el Caribe es la región del mundo donde se producen más crímenes por homofobia y donde menos se sancionan.

El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, declaró este lunes que en Paraguay no existe la homofobia, después de que el Ejecutivo anunciara que no apoyará la resolución que se votará en la Asamblea, ya que se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Una postura muy diferente manifestó hoy Milton Romani Gerner, el embajador de Uruguay ante la OEA, quien dijo estar a favor del matrimonio entre homosexuales en una intervención apasionada en la que citó la Biblia, pese a confesarse "ateo y ácrata".

"Somos iguales en derechos en derechos y sentimientos", dijo el diplomático, a lo que los representantes de los grupos de defensa de los derechos de los homosexuales respondieron con aplausos y puestos en pie.

Romani destacó la experiencia de su país tras la aprobación en 2012 de una Ley de interrupción voluntaria del embarazo. "No ha aumentado el aborto" en Uruguay, aseveró.

El debate también tiene lugar fuera del recinto de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), donde se reunirán la gran mayoría de los cancilleres del continente.

Este lunes miles de católicos y evangélicos participaron en una marcha y una misa contra el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras en otro lugar se manifestaban activistas en favor de los derechos de los homosexuales.

La ONG paraguaya Somosgay acusó hoy a la Policía de arremeter a golpes contra los manifestantes y herir a diez.

La portavoz de la Policía, Elisa Ledesma, dijo hoy a Efe que los agentes les avisaron de que no podían avanzar más y decidieron intervenir "para restablecer el orden", lo que ocasionó varios heridos leves que fueron trasladados a un hospital, incluido un periodista, según reconoció.

La asociación "Despierta América", formada por paraguayos católicos y evangélicos, se concentra hoy de nuevo frente a la Conmebol.

Uno de los convocantes de esa protesta, el sacerdote católico paraguayo Zacarias Martínez, dijo a Efe que el lema de la Asamblea, "Desarrollo con inclusión social", es un reconocimiento de que existe una estrategia de los países miembros para autorizar el aborto y el matrimonio gay.

El tema fue propuesto por el Gobierno de Paraguay.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada