Busca contener la expansión de la OTAN

MOSCU (AP). La cumbre de esta semana en Rumania permitirá por última vez a Vladimir Putin presentarse en un foro internacional de alto nivel antes de concluir su período presidencial.

Putin espera que sea su oportunidad de poner fin a la expansión de la OTAN en lo que fue en el pasado el ámbito de influencia de la Unión Soviética.

El Kremlin advierte que no tiene el poder de forzar a occidente a dar marcha atrás en su reconocimiento de la independencia de Kosovo ni persuadir a Washington de abandonar su plan de emplazar defensas misilísticas en Polonia y la República Checa.

Pero Putin ha tenido notable éxito en bloquear la afiliación a la OTAN de sus vecinos ex soviéticos: Ucrania y Georgia.

"El ingreso de Georgia a la OTAN será considerado aquí un intento por desencadenar una guerra en el Cáucaso, y la afiliación de Ucrania será interpretada como un esfuerzo por fomentar un conflicto con Rusia", dijo Serguei Markov, miembro del parlamento ruso con estrechos vínculos con el Kremlin.

Una letanía de amenazas como ésta parece haber logrado su objetivo, desalentando a algunos miembros de la OTAN de respaldar las candidaturas ucraniana y georgiana en la cumbre que sesionará en Bucarest del miércoles al viernes.

Las decisiones de la OTAN se toman por consenso, y son inocultables las divisiones acerca de si acercar o no a Ucrania y Georgia a la afiliación en la OTAN. Mientras Washington y los nuevos miembros de la alianza en Europa central y oriental las apoyan enérgicamente, Alemania y algunos socios europeos se oponen.

Algunos diplomáticos en la sede de la OTAN, que hablaron con la condición del anonimato, dijeron que la cumbre probablemente producirá una declaración de apoyo a las candidaturas de los dos países y un ofrecimiento de mayor cooperación, aunque nada más que eso.

"Muchos miembros de la alianza preferirían evitar una medida que perjudique gravemente las relaciones con Rusia", comentó Fyodor Lukyanov, director de la revista Rusia en los Asuntos Mundiales.

El hecho de que Putin asista a una cumbre de ex enemigos de la Guerra Fría es una poderosa imagen de un mundo transformado. No viene a participar en las discusiones, sino a sumarse a los líderes de la alianza para conversar en el último día sobre las relaciones entre Rusia y la OTAN, presuponiendo que estará en claro para entonces que los intentos de afiliación de Ucrania y Georgia habrán sido archivados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes