Bush anuncia retirada mínima de Irak y Afganistán

WASHINGTON (AFP). El presidente George W. Bush anunció el martes una reducción mínima de 8,000 hombres de los efectivos estadounidenses en Irak en los próximos meses, y el envío de unos 4,500 hombres a Afganistán, antes de enero, cuando deja la Casa Blanca.

La esperada decisión de Bush deja en manos de quien le sucederá el 20 de enero de 2009, sea el republicano John McCain o el demócrata Barack Obama, una presencia militar estadounidense en Irak más importante que dos años antes, pese a la impopularidad de esta guerra y las expectativas ante una retirada de Irak, punto clave de la campaña electoral.

Los progresos observados en Irak, "inimaginables" por algunos hace dos años según Bush, permitirán enviar a casa a 3,500 soldados de unidades de apoyo durante el próximo mes, un batallón de Marines de aquí a noviembre y una brigada del Ejército en febrero, dijo en la National Defense University, institución de enseñanza militar.

"Esto equivale a unos 8,000 soldados adicionales que van a regresar sin ser reemplazados. Y si los progresos en Irak se mantienen, el general Petraeus (comandante de la fuerza multinacional) y nuestros líderes militares creen que nuevas reducciones serán posibles durante la primera mitad de 2009", dijo.

Estos retornos se harán al mismo tiempo que el envío de refuerzos a Afganistán.

"En noviembre, un batallón de Marines que debía desplegarse en Irak lo hará en Afganistán. Será acompañado en enero por una brigada de combate del Ejército", dijo. Esto eqivale a unos 4,500 hombres.

Poco depués del anuncio, Obama arremetió contra los "modestos planes" de Bush, adviertiendo que extendería una "guerra sin fin" en Irak.

"El presidente Bush anunció hoy una muy modesta retirada de las tropas de Irak. Mientras tanto, seguiremos teniendo unos 140,000 hombres en Irak mientras nuestras fuerzas militares están saturadas", dijo Obama.

"Me alegro de que el presidente esté tomando la dirección de la política que defendí durante años", dijo Obama, aunque agregó: "No son suficientes soldados, no son recursos suficientes, y con demasiado poca urgencia".

Con esta decisión, Bush siguió las recomendaciones que habían acordado sus consejeros civiles y militares, desde el general Petraeus hasta el secretario de Defensa Robert Gates.

Sin embargo, dos de cada tres estadounidenses se oponen a la guerra, según los sondeos, y aproximadamente la misma cantidad es favorable a que se establezca un calendario de retirada de las tropas.

Irak es uno de los asuntos que más profundamente separa a McCain y Obama.

McCain defendió con fervor una guerra a la que Obama se opuso como pocos desde un principio.

Las recomendaciones de los consejeros de Bush reflejan su prudencia frente a las numerosas incertidumbres: organización de elecciones provinciales en los próximos meses, comportamiento de los ex insurgentes que se aliaron en el combate contra Al-Qaida, hasta el reemplazo previsto del general Petraeus el 16 de setiembre.

Según la prensa, Petraeus preconizaba incluso dejar en el lugar hasta junio de 2009 las 15 brigadas actualmente desplegadas.

El envío de batallones de Marines y de una brigada brinda un inicio de respuesta a todos quienes reclaman refuerzos debido a la intensificación de la insurrección en Afganistán. Ambos candidatos a la presidencia son algunos de ellos.

La decisión de Bush deja en suspenso el asunto del compromiso a largo plazo de Estados Unidos en Irak, que es objeto de negociaciones entre Washington y Bagdad.

Las autoridades iraquíes, que exigen cada vez más soberanía, afirmaron que se había acordado que no quedaría ningún soldado extranjero en Irak después de 2011.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes