Bush defiende su decisión de mantener fuerzas en Irak

WASHINGTON (AP). El presidente George W. Bush, defendiendo su decisión de frenar todo retiro de soldados estadounidenses de Irak después de julio, dijo el sábado que los iraquíes están asumiendo mayor responsabilidad por la seguridad de su futuro.

Estados Unidos seguirá a la ofensiva, apoyará a las fuerzas de seguridad iraquíes y pasará a un papel de vigilancia, dijo Bush en su nuevo esfuerzo por conquistar apoyo para la impopular guerra. Aprovechó su mensaje radial del sábado para promover su política de guerra, pese a que su tasa de popularidad bajó a su menor nivel, un 28%, según una encuesta de AP-Ipsos esta semana.

El presidente dijo el jueves que seguirá el consejo de su comandante supremo en Irak, general David Petraeus.

Después que concluya la actual reducción de fuerzas estadounidenses en julio, Petraeus quiere una pausa de 45 días para evaluar la seguridad, seguida de un período indefinido para revaluar el nivel de fuerzas en Irak, donde los nuevos estallidos de violencia extremista amenazan socavar los progresos en la seguridad.

"Le he dicho que tendrá el tiempo que necesita para hacer su evaluación", dijo Bush.

Esa posición garantiza una fuerte presencia militar norteamericana en Irak durante el resto de su presidencia, mientras la guerra avanza hacia su sexto año. Los 160.000 soldados actuales se reducirán a 140.000 para fines de julio.

El secretario de defensa Robert Gates dijo que el jueves que ya no cree, como dijo hace algunos meses, que fuese posible reducir la cifra a 100.000 para fines de año.

Los demócratas han censurado al gobierno iraquí por no hacer avances políticos más expeditivos mientras los soldados estadounidenses siguen peleando y muriendo. Los líderes demócratas también censuran a Bush porque a su juicio no dice exactamente qué condiciones permitirían a los soldados retornar más pronto.

"Quedan serios y complejos desafíos en Irak", dijo Bush. "Pero con el refuerzo se ha producido un giro estratégico. Hace 15 meses los extremistas provocaban la violencia sectaria. Hoy, muchos suníes y chiíes están enfrentando activamente a los extremistas".

"Hace 15 meses, al-Qaida usaba bases en Irak para matar a nuestros soldados y aterrorizar a los iraquíes", agregó. "Hoy hemos puesto a al-Qaida a la defensiva, y estamos trabajando para asestarle un golpe decisivo", aseguró.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes