Bush cree dejar relación con Latinamérica en "buen estado"

WASHINGTON (AFP). El gobierno estadounidense del presidente saliente George W. Bush cree que deja una relación con América Latina "en muy buen estado", explicó una alta fuente oficial tras el último viaje a la región de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

"Creo que la relación de Estados Unidos con la región está en muy buena forma", explicó la fuente, anónima, a un grupo de periodistas, al regreso de una reunión ministerial en Panamá en la que Rice dio un último consejo a la región: no abandonar el libre comercio.

"Creo que el presidente Bush ha creado un nuevo discurso acerca de la política de Estados Unidos" hacia América Latina, aseguró la fuente.

"Nuestros amigos pueden provenir de la izquierda, la derecha o el centro", añadió esa fuente, tras citar a Colombia y Chile como ejemplos de diversidad ideológica. Frente a las críticas que aseguran que Washington ignoró durante gran parte del tiempo a la región tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, la fuente consultada recordó que desde 2004 Estados Unidos "duplicó la asistencia al desarrollo".

El programa emblemático de ese período, denominado Desafío del Milenio, lanzado por el presidente Bush en enero de 2004, desembolsó hasta el momento 3,000 millones de dólares en once países, de los cuales tres, El Salvador, Honduras y Nicaragua, pertenecen a la región.

Esas relaciones "no han dejado de presentar problemas", reconoció esa fuente, que mencionó el caso de Nicaragua y la polémica sobre las últimas elecciones locales en el país centroamericano.

Pero en su conjunto, insistió, un gran número de países guarda relaciones "excepcionales" con el gobierno saliente. "Excepto algunos como Venezuela", reconoció.

Ante la virulencia de los ataques de Hugo Chávez, el gobierno de Bush decidió rechazar "que Venezuela fuera el tema central de nuestras relaciones con América Latina", añadió.

"Una vez que cesamos de nombrarlo", el presidente Hugo Chávez dejó de ser el protagonista, consideró esa fuente. Rice formuló un deseo el pasado miércoles ante una quincena de ministros de la región, en una reunión en Panamá que con toda probabilidad fue el último viaje a la región.

"En este periodo de turbulencias financieras, de incertidumbre, de gran preocupación, debemos mantener nuestro compromiso con los principos que nos permitieron reducir la pobreza y expandir la justicia social", dijo.

"Los mercados no son perfectos" reconoció Rice, "pero son motores de oportunidad para obtener justicia social".

Cualquier gobierno estadounidense que quiera construir una política amistosa con América Latina sufrirá "tiempos difíciles" si no es "partidaria del libre comercio", aseveró esta fuente consultada.

El único y gran lamento de la administración Bush es "no haber obtenido una reforma migratoria", matizó esa fuente. "No por la región, sino por Estados Unidos", explicó.

La reforma migratoria para regularizar a 12 millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos, otra iniciativa de Bush, fracasó en dos ocasiones ante el Congreso, en 2006 y 2007.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes