Bush se disculpa por soldado que practicó tiro con Corán

BAGDAD (AP). El presidente estadounidense George W. Bush se disculpó ante el primer ministro de Irak por un francotirador norteamericano que usó un ejemplar del Corán para prácticas de tiro.

Fue la intervención a mayor nivel de una serie de funcionarios estadounidenses que trataron de mitigar la indignación por los disparos al libro sagrado del islam, particularmente entre los árabes suníes, que se han convertido en aliados clave en el combate a los insurgentes.

El primer ministro Nuri al-Maliki, chií, manifestó a Bush "la decepción e indignación del pueblo y el gobierno de Irak por la vergonzosa acción del soldado", según una declaración de su oficina.

Los militares estadounidenses dijeron el domingo que habían disciplinado al tirador y que lo habían retirado de Irak después que se halló que había usado el Corán para practicar tiro el 9 de mayo en un área de mayoría suní al oeste de Bagdad. El libro fue hallado dos días después por iraquíes en un polígono de tiro en Radwaniya con 14 orificios de bala y leyendas escritas en sus páginas, dijeron líderes tribales.

Hechos similares que han involucrado símbolos del islam han provocado violentas protestas y los estadounidenses parecían empeñados en contener la indignación.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo que Bush habló con al-Maliki sobre el incidente en una videoconferencia regular el lunes.

Agregó que Bush manifestó su "grave preocupación" y dijo que la acción del soldado había sido "absolutamente inadecuada".

Dijo al primer ministro que la cuestión era tomada con suma seriedad y destacó que el soldado había sido reprendido y retirado de Irak, dijo Perino.

"Se disculpó por eso diciendo que lo tomamos muy seriamente. Nos preocupa la reacción. Queríamos que supiera que el presidente sabía que esto era incorrecto", agregó.

La declaración tiene lugar después de medidas similares del segundo comandante en Irak y una ceremonia formal de disculpa por parte del comandante de las fuerzas estadounidenses en Bagdad.

El general de división Jeffrey Hammond, comandante en Bagdad, se reunió con líderes tribales en Radwaniya para disculparse, mientras que otro oficial estadounidense besó un ejemplar del Corán antes de entregarlo a los jefes.

El teniente general Lloyd Austin también efectuó visitas individuales el lunes a al-Maliki, el vicepresidente Tariq al-Hashemi y el titular del parlamento Mahmud al-Mashhadani, estos dos últimos suníes.

Al-Hashemi, el suní de mayor rango en el gobierno, dijo a Austin que "el resentimiento e indignación no pueden mitigarse a menos que haya un castigo disuasivo y garantías reales" de que no se repetirá dicho incidente, según una declaración de su oficina.

Además, pese a manifestar su aprecio por la visita, pidió una disculpa escrita a los militares estadounidenses.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes