Bush declaró emergencia en Florida por catástrofe de Fay

MIAMI (AFP). La tormenta tropical Fay dejaba el jueves inundaciones "catastróficas" en el este de la península de Florida, donde el gobierno estadounidense declaró el estado de emergencia mientras la aguas destruían viviendas y obligaban a evacuar a miles de personas.

Estacionada sobre el noreste de Florida, la tormenta causó lluvias torrenciales que produjeron acumulaciones históricas de agua de 50 a 75 cm en algunos puntos del estado, haciendo temer una inundación todavía más extendida.

Bush declaró el jueves la emergencia federal, comprometiendo así fondos y la intervención de agencias nacionales de emergencia en la grave situación.

El gobernador de Florida, Charlie, Crist, había pedido el miércoles al presidente estadounidense que considerara la región como zona de desastre.

"Esta tormenta se está convirtiendo en una inundación catastrófica", dijo Crist en un memorándum enviado a la Casa Blanca.

Fay atraviesa desde el martes la península de Florida en zig-zag, luego de pasar el fin de semana por el Caribe donde dejó un trágico saldo de al menos 40 muertos, la mayor parte de ellos en Haití.

El jueves el fenómeno ingresó por cuarta vez en territorio floridano, tras un breve desplazamiento sobre las aguas del Atlántico, y se pronostica que la tormenta se dirija hacia el noroeste, atravesando el norte de la península en dirección al vecino estado de Alabama.

Florida destinó hasta ahora más de 24 millones de dólares en respuesta a la emergencia, informó Crist, quién añadió que hay 61 refugios abiertos en todo el estado, donde la noche del miércoles había más de 1,500 personas evacuadas.

A las 17H00 (21H00 GMT) el centro de Fay se ubicaba al oeste de la localidad Flagler Beach y llevaba vientos de hasta 95 km/h con ráfagas más fuertes, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC).

Fay también provocó tornados que se desplazaron por siete condados del sur del estado, con un saldo en el de Brevard de diez casas derruidas y otras 50 dañadas, informaron autoridades de emergencia locales.

Unas 100,000 personas quedaron sin electricidad en la península en los últimos días por el paso del fenómeno, que no llegó a convertirse en huracán pero está dejando enormes daños en propiedades y campos de cultivo.

La mayor preocupación de las autoridades de emergencia es que se extiendan las inundaciones.

Cerca de Melbourne Beach y en el condado de Glades, más de 50,000 viviendas están inundadas.

En los alrededores de la ciudad de Fort Pierce y de Port St. Lucie, el desborde de ríos y canales provocó que los residentes tuviesen que trasladarse en botes y lanchas tratando de salvar sus pertenencias, y subirse a lo alto de las casas y árboles, según las imágenes difundidas por noticieros locales.

Tornados aislados en la región destruyeron gran cantidad de propiedades entre el martes y el miércoles.

Con la crecida de las aguas aumentó igualmente el peligro de las víboras y arañas de gran tamaño que pululan en la tupida vegetación de Florida.

Además, los canales de la zona están repletos de caimanes (reptiles de porte algo menor que los cocodrilos), por lo que los desbordes se vuelven todavía más peligrosos.

En medio de la tormenta, un león y un tigre de Bengala escaparon de un zoológico privado de Palm Beach, pero fueron capturados el miércoles, informaron autoridades de Florida.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes