Bush promulga texto para financiar guerras en Irak

ETIQUETAS

WASHINGTON (AFP). El presidente estadounidense, George W. Bush, promulgó este lunes un texto para financiar las guerras en Irak y Afganistán hasta meses después de que abandone la Casa Blanca, mientras que sus posibles sucesores debaten sobre la conducción de ambos conflictos.

Bush dijo, con ocasión de la firma del texto, que estaba satisfecho con que los legisladores hubieran aprobado ese presupuesto de 162,000 millones de dólares "sin atarle las manos a nuestros comandantes (militares) y sin un calendario oficial de retirada de Irak".

La oposición demócrata, mayoritaria en el Congreso, renunció a sus tentativas, constantemente fracasadas, de incluir en el texto una fecha de retirada de las tropas de Irak.

"Con esta legislación, enviamos un claro mensaje a los que están en el frente de que nuestra nación continúa apoyándolos", dijo Bush tras firmar el discutido texto en la Casa Blanca.

El papel estadounidense en Irak es una de las grandes encrucijadas de las elecciones de noviembre. El republicano John McCain se adhiere a la política iraquí de Bush, mientras que el demócrata Barack Obama prometió comenzar a retirar las tropas no bien asuma sus funciones si resulta electo.

Bush se limitó a evocar vagamente la cuestión, al hacer referencia a los avances en materia de seguridad en Irak y repetir que como consecuencia de esos progresos "algunos de nuestros soldados comienzan a regresar a casa".

La guerra es sumamente impopular en la opinión pública y explica en parte los bajos índices de aprobación que recibe la administración Bush, cuando las encuestas dan que dos de cada tres estadounidenses consideran que fue una mala idea la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en marzo de 2003. Los sondeos muestran además que la mayoría de los estadounidenses están más preocupados por la economía doméstica que por la guerra en Irak, en momentos en que se ven inmersos en problemas como la crisis hipotecaria, el desempleo y los altos precios del combustible.

Bush se ha esforzado por subrayar los progresos en Irak como resultado de su decisión de llevar unos 30,000 soldados adicionales a la región en enero de 2007, y ha señalado que las tropas están volviendo a casa como resultado de esta política.

No obstante, sus críticos contraatacan afirmando que el progreso político en Irak aún es escaso y que el aumento de tropas no consiguió su objetivo de ceder la seguridad a las fuerzas iraquíes en todo el país para noviembre de 2007. "Nuestras tropas han sacado a muchos terroristas y extremistas de muchos bastiones en Irak. Hoy, la violencia está en su nivel más bajo desde marzo de 2004. Como resultado de este progreso, las tropas están volviendo", dijo Bush.

Los demócratas se mostraron satisfechos por haber conseguido sumar a la legislación una versión moderna de una ley para soldados estadounidenses posterior a la Segunda Guerra Mundial, plan al que se habían opuesto senadores republicanos y la propia Casa Blanca.

La legislación además llama al gobierno iraquí a gastar en su reconstrucción la misma cantidad de dinero que los contribuyentes estadounidenses, y prohíbe al gobierno de Bush utilizar estos fondos para establecer bases permanentes en Irak.

El contingente estadounidense se reducirá en julio hasta los 140,000 soldados. Luego seguirá un período de evaluación para decidir sobre la posibilidad de que esa reducción continúe o no.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes