La CIA buscó un "suero de la verdad" para usar en prisioneros del 11-S

Interrogadores de la CIA buscaron un suero de la verdad para usar con los prisioneros de Al Qaida, además de torturas con agua y otras técnicas de castigos físicos, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, según documentos hasta la fecha secretos publicados el martes.

Desesperados por obtener información sobre posibles ataques en el futuro por parte de Abu Zubaydah, quien se cree que ayudó a planear los ataques del 11-S en las Torres Gemelas, los investigadores buscaron en los experimentos de la agencia de la década de 1950 con drogas que alteran la mente como el LSD y también en las pruebas rusas con presuntos sueros de la verdad en los años 1980.

Doctores de la CIA sopesaron usar barbitúricos, como el sodio amital y los psicotomiméticos, que generan síntomas de psicosis. Los facultativos estuvieron interesados en una droga llamada Versed, o midazolam, un sedante que puede causar pérdida de memoria mientras dura su efecto.

Los funcionarios de la Oficina de Servicios Médicos de la CIA consideraron esta idea por la frustración generada por "la notable resistencia" que mostró Abu Zubaydah a pesar de haber sido sometido a tratamientos despiadados, como situaciones de estrés y de falta de sueño.

"La intensidad y la duración de los interrogatorios de AZ (Abu Zubaydah) fueron una sorpresa para la Oficina de Servicios Médicos y motivaron un estudio más profundo de la alternativa aparentemente más benigna de las entrevistas con drogas", reveló el informe.

Pero la CIA no encontró evidencias históricas de que las drogas pudieran inducir a una persona a revelar información.

"Parece probable que cualquier individuo que pueda soportar un interrogatorio intensivo pueda resistir la narcosis", dijo el informe.

Aun así, los interrogadores consideraron que las drogas podían engañar a un prisionero para que pensara que lo había hecho.

"Dichas drogas, aunque ampliamente consideradas como fuentes no fiables de 'verdad', se consideraron potencialmente útiles como una 'excusa' que permitiría que sujeto fuera más comunicativo", razonaron los interrogadores.

Pero los interrogadores se enfrentaron a una prohibición de la agencia de investigación médica sobre los presos que se dio en la década de 1950 después del programa MKULTRA, en el que se probaron drogas que alteran la mente en humanos. Un hombre se suicidó después de se le suministrase LSD en secreto.

El informe de 90 páginas del archivo de la CIA sobre los interrogatorios posteriores al 11-S se publicó después de una batalla judicial liderada por la American Civil Liberties Union.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes