CIDH: Piden a Brasil que proteja líderes indígenas amenazados

ETIQUETAS

Entidades no gubernamentales pidieron este martes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que Brasil refuerce la protección a los líderes indígenas amenazados por hacendados o policías.

"Yo soy un sobreviviente. Pistoleros a mando de hacendados mataron a mis padres a balazos y sin embargo están sueltos", dijo Genito Gomes, un líder del grupo guaraní-kaiowá en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul (centro oeste).

El testimonio de Gomes (leído dificultosamente en portugués) fue el momento más emotivo de la audiencia en la sede de la CIDH en Washington, por la crudeza del pedido presentado.

Para Gomes, el origen de la violencia continuada contra líderes tiene que ver con la resistencia del gobierno federal en acelerar la demarcación de tierras indígenas, y la impunidad de que gozan los grandes hacendados.

"Ahora el gobierno negocia con nuestras vidas, porque no demarca nuestros territorios y permite la explotación ilegal" de recursos naturales de esas tierras, dijo Gomes.

Luego de la audiencia Gomes dijo a la AFP que la intención de presentar la situación ante la CIDH era hacer que el gobierno refuerce la protección a los líderes indígenas.

Esto se torna necesario "para que no haya más violencia, para que no haya más matanzas, que no haya más indios muriendo. Los indígenas no pueden desaparecer, porque son el corazón e Brasil", dijo Gomes a la AFP.

Por su parte, la comisionada de la CIDH Dinah Shelton recordó en la audiencia que el tema ha sido recurrente en la Comisión desde que analizó la situación de los indígenas ianomami.

"De forma que hemos estado escuchando sobre este problema por 30 años, y aún escuchamos sobre el mismo asunto. Los ataques continúan", dijo.

Igor Martine, coordinador del programa de protección a Defensores de los DDHH, un órgano del gobierno brasileño, dijo que en la actualidad hay 404 personas que se benefician de protección policial, incluyendo líderes indígenas, ambientalistas y activistas de la comunidad LGBT.

"Nuestro desafío es asegurar que los defensores de los derechos humanos puedan continuar con sus actividades y su militancia con toda seguridad", dijo Martine.

Sin embargo, Flavio Carvalho, del Consejo Indigenista Misionero (CIMI) dijo que la falta de recursos para el programa de protección hace que "apenas se torne paliativo, no resuelve el problema".

"Los kaiowá tienen el mayor número de líderes asesinados, y los criminales continúan sueltos. Eso fortalece la impresión de que matar indios vale la pena", dijo Carvalho.

De acuerdo con el CIMI, los registros de violencia contra indígenas en Brasil aumentaron 273% el año pasado, en su mayor parte debido a conflictos por la propiedad de tierras entre grupos indígenas y hacendados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7