La CIDH concede medidas cautelares a 13 estudiantes de Nicaragua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció hoy medidas cautelares para 13 estudiantes de Nicaragua cuya vida está en peligro y que participaron en las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, un conflicto que se ha saldado al menos con 76 muertos.

La CIDH, un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), informó en un comunicado de esas medidas destinadas a proteger a los estudiantes y su familia debido a que "se encuentran en una situación de gravedad y urgencia, puesto que sus derechos a la vida e integridad personal están en riesgo".

La CIDH visitó Nicaragua entre el 17 al 21 de mayo y, tras su examen de la situación, presentó un informe preliminar en el que alertaba de posibles ejecuciones extrajudiciales con francotiradores en algunas zonas del país y "graves violaciones de derechos humanos" con, al menos, 76 muertos y 868 heridos.

Estas son las primeras medidas cautelares que la CIDH otorga desde el inicio de las protestas, que comenzaron hace más de un mes por la reforma de la Seguridad Social y se convirtieron en un reclamo social que pide la renuncia de Ortega, después de 11 años en el poder, con acusaciones de abuso de poder y corrupción.

La Comisión decidió otorgar las medidas cautelares después de entrevistar a los estudiantes, que en su mayoría aseguraron haber sido "objeto de actos de violencia" por su participación en las protestas, incluso cuando desempeñaban labores de asistencia médica o distribuían agua y alimentos.

La CIDH detalló hoy que los estudiantes sufrieron un "gran estigma" porque, en varios casos, se difundieron imágenes de sus rostros con fichas de identificación denominadas "rostro del caos" y que contenían información relacionada con sus familiares e incluso el número de su cédula de identificación personal.

Además, los estudiantes explicaron a la Comisión que su vida estaba en peligro porque, tras su participación en las protestas, fueron amenazados de muerte por teléfono o a través de redes sociales y, además, en algunos casos fueron seguidos por personas que conducían una moto o viajaban en camioneta.

En su informe preliminar, la CIDH culpó a "grupos motorizados" y a las fuerzas policiales de haber abierto fuego e incendiado las instalaciones de la Universidad Nacional de Ingeniería mientras había dentro estudiantes que, en algunos casos, quedaron atrapados en el recinto y perdieron allí la vida o sufrieron graves heridas.

Con la concesión de medidas cautelares, la CIDH insta a Nicaragua a proteger la vida e integridad personal de los beneficiarios y pide al Gobierno de Ortega que investigue los hechos explicados, evite su repetición e informe a la Comisión sobre las medidas que se adopten al respecto.

Las medidas cautelares fueron otorgadas el 21 de mayo, aunque fueron anunciadas hoy. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes