Cadena perpetua para cómplice de ataque del 2015 en Kenia

Un tribunal en Kenia sentenció el miércoles a un hombre a cadena perpetua y a otros dos a 41 años en prisión por complicidad en el ataque contra la Universidad Garissa ocurrido en el 2015.

Registros telefónicos y caligrafía vincularon a los tres al ataque en el oriente de Kenia, en el que murieron 148 personas en su mayoría estudiantes universitarios.

Los tres son miembros del grupo extremista islámico al-Shabab basado en la vecina Somalia, que se atribuyó el ataque. Al-Shabab ha lanzado numerosos ataques en Kenia desde el 2011 como represalia por el envío de soldados kenianos a Somalia para combatir a las fuerzas de la milicia vinculada con al-Qaida.

Rashid Charles Mberesero, que se representó a sí mismo en la corte, fue sentenciado a cadena perpetua. Mohamed Abdi Abikar y Hassan Aden Hassan fueron sentenciados a 41 años en prisión tras ser convictos el mes pasado de asistir en el ataque.

El fiscal Duncan Ondimu le había pedido a la corte 60 años de prisión para cada uno. “Sesenta años servirán la justicia. Aunque no devolverán las vidas perdidas, enviarán el mensaje de que esas acciones no quedaran impunes”, dijo.


La defensa de los dos hombres sentenciados a 41 años argumentó que éstos no eran culpables del máximo nivel del ataque. El abogado Mbugua Mureithi dijo que los hombres “no estaban en la universidad el día del ataque ... nunca halaron el gatillo de las armas” disparadas en la universidad.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes