En California, los salmones migran en camión

En una California agobiada por la sequía, los salmones chinuk jóvenes han salido a la carretera, en lugar de al río, para llegar al océano Pacífico.

Millones de salmones jóvenes de seis meses están viajando estos días en camiones cisterna, porque la histórica sequía que afecta a California ha mermado los ríos y arroyos, haciendo la migración anual demasiado peligrosa para los salmones jóvenes.

"Las condiciones de la sequía han causado caudales más bajos en los ríos, temperaturas más cálidas del agua, y el pez que normalmente estaría nadando río abajo sería muy vulnerable a la depredación y el estrés térmico", explicó Kari Burr, bióloga de pesca de la Fundación de Pesca de California.

California lleva años llevando en camiones salmones de criaderos para salvar presas y bombas que llevan agua a las grandes del Valle Central y el Sur de California.

Pero este año, debido a la sequía, el estado y las agencias federales de vida salvaje están transportando casi 27 millones de "smolts", como se denomina los salmones en su primera migración. Esto supone en torno a un 50 por ciento más de lo normal, según el Departamento de Pesca y Vida Salvaje de California.

Esto asegura que un gran número sobrevivirá y podrá crecer para convertirse en el codiciado salmón que persiguen pescadores y amantes de la comida que sale del mar. Pero saltarse el viaje en río implica que estos peces migratorios no sabrán cómo volver a casa para criar dentro de tres años.

"Como ese ciclo de imprimación está roto, es improbable que muchos peces puedan volver a Coleman. En otras palabras, se pierden", dijo Scott Hamelberg, que gestiona la piscifactoría Coleman.

La piscifactoría federal del condado de Shasta sí pudo liberar 4,5 millones de salmones jóvenes en abril tras una mejora temporal en los caudales fluviales. Hamelberg espera que al menos unos pocos regresen en unos años y sirvan para criar las nuevas generaciones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7