Cameron y Kopacz tratan el acceso a ayudas de los trabajadores inmigrantes

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, y su homóloga polaca, Ewa Kopacz, trataron hoy en Polonia el acceso a las ayudas sociales de los trabajadores comunitarios emigrantes, uno de los asuntos en los que discrepan.

Aunque aparentemente no acercaron posiciones, acordaron "seguir hablando" de "ciertos aspectos de la interacción entre la libertad de movimiento y los sistemas nacionales de bienestar social", informó un portavoz del líder conservador.

La restricción del acceso de los inmigrantes comunitarios a las prestaciones sociales es un punto clave del plan de reforma de la Unión Europea (UE) abogado por Cameron, que buscar negociar una repatriación de competencias antes de celebrar para 2017 un referéndum de permanencia en el bloque.

Según el portavoz oficial, Kopacz "aplaudió el compromiso del primer ministro de respetar la libertad de movimiento", un principio fundamental de la UE al que ni Polonia ni otros países como Alemania están dispuestos a renunciar.

Cameron calcula que la restricción de las prestaciones del Estado del bienestar disuadiría a muchos comunitarios de venir a trabajar al Reino Unido, con lo que, según su plan, bajarían las cifras de inmigración.

En la reunión de Varsovia, el jefe del Gobierno de Londres expuso en términos generales su plan de reforma de la UE y ambos líderes coincidieron en la necesidad de "hacer Europa más competitiva y reforzar el mercado único", de acuerdo con la fuente.

También estuvieron de acuerdo en reducir la burocracia y garantizar un tratamiento más equitativo de los países que están dentro y fuera del euro, así como en potenciar la soberanía de los Estados.

La primera ministra polaca subrayó que Polonia valora la pertenencia del Reino Unido a la UE y expresó su deseo "de poder trabajar juntos en un espíritu positivo para mantener dentro" al país.

Los dos líderes abordaron asimismo la situación en el este de Ucrania y las tensiones con Rusia y reiteraron que las sanciones impuestas por Bruselas deben mantenerse vigentes hasta que se cumplan los acuerdos de Minsk.

Tras reunirse con Kopacz, Cameron viaja a Berlín para hablar con la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo apoyo será crucial para que prospere su plan de reforma de la UE.

El primer ministro se reunió ayer con el jefe del Gobierno holandés, Mark Rutte, y posteriormente en París con el presidente francés, Francois Hollande.

Cameron canceló a última hora la visita prevista a Dinamarca después de que la primera ministra, Helle Thorning-Schmidt, convocara elecciones anticipadas para el próximo mes.

La gira del líder británico se enmarca en su estrategia para propiciar reformas en la UE con vistas a convocar un referéndum sobre la permanencia o no del Reino Unido dentro del bloque comunitario antes del fin de 2017.

Al mismo tiempo que Cameron se desplazó al continente, el Gobierno británico introdujo ayer en la Cámara de los Comunes el proyecto de ley que regulará el referéndum, en que los británicos deberán responder a la pregunta: "¿Debería el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea?". EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7