Camioneros mantienen huelga en Brasil a pesar de acuerdo con Gobierno

Los bloqueos de los camioneros en varias regiones de Brasil continúa hoy, por quinto día consecutivo, a pesar de la tregua a la que llegaron en la noche de este jueves con el Gobierno de suspender la protesta durante 15 días, a cambio de un posible "impuesto cero" para el diesel y otras concesiones.

En el acuerdo al que llegaron en la noche de este jueves el Gobierno y los representantes de los camioneros, Petrobras amplió la reducción del 10 % en el valor del diesel en las refinerías a 30 días y el Gobierno se comprometió a eliminar por lo que resta de 2018 los impuestos a ese combustible, que suponen casi 50 % de lo que pagan los consumidores.

Los camioneros se comprometieron a levantar el paro a partir de este viernes, aunque aún se desconoce durante cuánto tiempo será sentido el fuerte desabastecimiento que han provocado durante la huelga.

No obstante, la decisión de suspender la paralización no fue unánime. La Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), que representa a 700 mil trabajadores independientes (casi un 40 % del sector), rechazó la propuesta y su presidente, José Fonseca Lopes, dijo que continuará en la huelga.

Al comienzo de la jornada de este viernes, la Policía de Carreteras informó que no se había registrado ninguna desmovilización de puntos de manifestación de camioneros en las carreteras en el país.

Las principales ciudades del país continúan sin combustibles y con una considerable baja en el servicio de transporte público y en la oferta de alimentos perecederos.

En Brasilia, Sao Paulo, Río de Janeiro y Recife, durante toda la madrugada y al comienzo de la mañana de este jueves, conductores particulares hacían largas filas para abastecer sus vehículos en los pocos puestos que mantienen reservas de combustible.

Aeropuertos como el de Brasilia ya anunció que no tiene como abastecer los aviones y solo permite aterrizar a aquellas aeronaves que tienen combustible para continuar sus vuelos.

Escuelas y universidades, públicas y privadas cancelaron las clases este viernes y la reducción del transporte público se redujo a la mitad en casi todas las ciudades del País.

El desabastecimiento de alimentos perecederos como frutas, verduras, hortalizas, productos lácteos y carnes frescas es otro de los efectos de la huelga de camioneros.

En las centrales de abasto de las principales ciudades del país escasean los productos y los estantes de los mercados están prácticamente vacíos. Productos como la papa, han triplicado su precio.

En esta quinta jornada, en que la huelga debería haber acabado pero aún continúa, la situación se agrava progresivamente en todo el país y las pérdidas económicas por el paro camionero aún se desconocen.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes