Cancelan estado de alerta por tsunami en Hawai

HONOLULU (AP) — Un tsunami generado por un fuerte terremoto en Chile provocó fuertes oleadas en las orillas de Hawai, California y las islas del Pacífico Sur el sábado, antes de que éstas avanzaran hacia Alaska y partes de Asia.

No hubo reportes inmediatos de daños, heridos o muertes en Estados Unidos o en las islas del Pacífico, pero un tsunami que inundó un poblado de una isla de Chile mató al menos a cinco personas y dejó a 11 desaparecidas.

En Hawai, el agua empezó a retroceder de la costa en Hilo justo antes de las 12 del mediodía, exponiendo corales y enviando aguas lodosas y arenosas a la costa. Las olas luego cubrieron la isla Coconut, cerca de la costa de Hilo.

El tsunami provocó una serie de oleadas en intervalos de 20 minutos y las olas eran menos fuertes y llegaban más tarde de lo que se había preveído. La ola más fuerte en Hilo medía 1,7 metros (5,5 pies), mientras que en Maui se vieron algunas de hasta dos metros (6,5 pies).

Unas dos horas más tarde, el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico canceló el estado de alerta por maremoto en Hawai, ya que aparentemente la región no sufrió daños tras recibir las turbulentas olas.

La gobernadora Linda Lingle dijo que "fue un gran día ahora que esto ha terminado".

"Esquivamos una bala", dijo Gerard Fryer, un geofísico del Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico. Señaló que es posible que el tsunami adquiera fuerza de nuevo, a medida que avanza hacia Japón.

No hubo reportes inmediatos de daños serios a través de la Cuenca del Pacífico, tan sólo olas de maremoto que llegaron hasta los 2,1 metros (unos siete pies) en algunas cadenas de islas. Las olas llegaron a California, pero casi no fueron registradas durante un día de tormentas. No se reportaron heridos o daños mayores en propiedades.

Casi 50 países y cadenas de islas se mantenían bajo alertas de tsunami, desde la Antártica al noreste ruso.

El tsunami avanzó a toda velocidad a través del Océano Pacífico después de que el terremoto sacudiera Chile horas antes. Sin embargo, los funcionarios en Hawai tuvieron suficiente tiempo para evacuar a la población de la zona potencial de desastre.

Las sirenas sonaron para alertar a los residentes y turistas.

En Honolulu, se formaron colas en los supermercados para comprar agua embotellada, alimentos enlatados y pilas eléctricas. Igualmente había esperas en las estaciones de servicio.

Miles de personas el domingo por la mañana se quedaron en los montes y elevaciones de la isla de Upolu.

En Tonga, donde murieron nueve personas en el tsunami del 29 de septiembre, policías y agentes de defensa civil comenzaron a evacuar a decenas de miles de personas de las zonas bajas costeras.

"Puedo oír las campanas de la iglesia que repican para alertar a la población, dijo el director adjunto de la Oficina Nacional de Desastres Mali'u Takai.

En la isla de Robinson Crusoe, una enorme ola causada por el tsunami cubrió la mitad de la aldea de San Juan Batista y tres personas desaparecieron, dijo Iván de la Maza, superintendente del puerto chileno de Valparaíso.

Un helicóptero y una fragata de la marina zarparon rumbo a la isla para participar en su búsqueda, agregó.

Un alerta de tsunami — el de mayor nivel — entró en vigencia el sábado en Hawai, Guam, la Samoa Estadounidense, Samoa y decenas de islas del Pacífico.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes