En Cancún hubo acuerdos paralelos a la cumbre

CANCUN, México (AP). Walmart adoptará medidas ecológicas en sus fábricas chinas. El millonario George Soros explora invertir en la restauración de turberas destrozadas en Indonesia. Dinamarca se sumará a Corea del Sur en un nuevo fondo para impulsar "crecimiento verde" en las economías en desarrollo.

Mientras los delegados de la última conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima se esforzaban para forjar un par de modestos acuerdos encaminados a detener el calentamiento global, gobiernos, empresarios e individuos trabajaron tras bambalinas con el fin de desarrollar sus propios proyectos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Sin importar lo que pase en estas negociaciones, no debemos sentarnos a esperar. Deberíamos estar haciendo cosas prácticas en el terreno", dijo el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, en una entrevista antes de que las conversaciones concluyeran el sábado.

El Acuerdo de Cancún, adoptado ese día entre aplausos y vítores después de dos tortuosas semanas de negociaciones, creó un Fondo Verde para administrar decenas de miles de millones de dólares al año, a partir del 2020, para desarrollos ecológicos en naciones pobres.

El fondo ayudará también a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático que ya ha ocurrido, mediante métodos como el empleo de semillas resistentes a sequías y la construcción de diques para mantener a raya al océano.

El acuerdo también crea un nuevo mecanismo para compensar a naciones que preserven sus bosques.

El tratado global idóneo _el que los gobiernos no han podido acordar en dos décadas de negociaciones_ impondría metas y crearía incentivos para países e industrias que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, además de que invertiría en el crecimiento económico basado en tecnologías verdes.

Pero miembros de los sectores público y privado han decidido no esperar dicho acuerdo y tomar la iniciativa.

Las actividades suplementarias de la cumbre de Cancún brindaron una plataforma conveniente para someter a discusión proyectos viejos en los que ya se trabajaba y presentar algunos nuevos.

En realidad hubo "dos cumbres" en Cancún, dijo Achim Steiner, director del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), refiriéndose tanto a las negociaciones oficiales como a las discusiones sobre proyectos fuera de la cumbre principal.

"Quizá no parezca gran cosa a nivel individual, pero la realidad es que en el terreno hay una enorme cantidad de actividad en torno al cambio climático", afirmó.

Mientras la cumbre estaba en curso, Zoellick anunció un nuevo fondo del Banco Mundial con 100 millones de dólares para ayudar a los países a establecer programas de canje de carbono.

Chile, México, India y China son algunos de los países que han expresado interés en recurrir al fondo, dijo a The Associated Press.

A siete kilómetros (tres millas) de ahí, Rob Walton, presidente de Walmart, acudió a un evento donde se habló de usar desde ganado en Brasil hasta aceite de palma en Indonesia como una fuente de energía sostenible para la gigantesca cadena de tiendas fundada por su padre.

Walmart dijo que planea reducir su huella de carbono en cinco años por una cantidad equivalente a sacar 3,8 millones de automóviles de circulación.

"La gente está pasando menos tiempo en las negociaciones y se está enfocando más en acciones concretas", dijo Stephen Cochran, vicepresidente del Fondo de Defensa Ambiental, una organización no lucrativa que colabora con Walmart en China y en Estados Unidos.

"Eso no significa que no haya necesidad de un acuerdo global", añadió Cochran.

Tal acuerdo establecería reglas comunes y garantías de que las inversiones verdes son rentables.

Por su parte, el financiero George Soros tocó el tema de un plan de rescate privado para salvar las turberas en Indonesia. Las antiguas regiones selváticas, taladas para colocar campos de arroz o de aceite de palma, liberan enormes cantidades de carbono al secarse y ser quemadas.

En cuanto a Dinamarca, el gobierno anunció que donará 15 millones de dólares durante más de tres años a la Iniciativa Global de Crecimiento Verde, fundada por Corea del Sur hace seis meses para ayudar a los países a desarrollar tecnologías ecológicas. Seúl invirtió 30 millones de dólares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes