Candidata de Lula es amplia favorita pese a escándalo

BRASILIA (AP). La candidata oficialista Dilma Rousseff encabeza cómodamente la carrera a las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, sin que recientes escándalos que acosan al gobierno hagan mella en su apoyo, según una encuesta publicada este martes.

El sondeo de la consultora Sensus para la Confederación Nacional del Transporte (CNT), atribuyó a Rousseff 50,5% de las intenciones de voto, suficiente para ganar las elecciones en el primer turno, el 3 de octubre.

En segundo lugar aparece el ex gobernador de Sao Paulo, José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), con 26,4%, seguida de Marina Silva, candidata del Partido Verde, con 8,9%.

"Técnicamente, la elección está definida en el primer turno", comentó el presidente de la CNT, Clesio Andrade, al analizar los resultados de la encuesta realizada entre 2,000 adultos del 10 al 12 de setiembre, con un margen de error de 2,2% hacia.

Rousseff, postulada por el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), fue escogida por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidata a sucederlo, pese a su falta de experiencia electoral.

En la encuesta anterior de CNT/Sensus, realizada del 20 al 22 de agosto, Rousseff aparecía con 46% de las intenciones de voto frente a 28,1% de Serra.

El crecimiento de la candidata del PT y la caída del aspirante del PSDB han sido confirmados en otras encuestas de intención de voto divulgadas las últimas semanas.

Andrade comentó que el electorado estaba plenamente informado de un escándalo que ha dominado la cobertura de la prensa las últimas semanas y el discurso de la oposición, sobre la filtración de informaciones tributarias sigilosas de familiares y aliados de Serra, pero que eso no ha impactado la opinión de los votantes.

"El caso de la violación del sigilo fiscal no ha afectado en nada a Dilma", declaró Andrade a periodistas. "El tema preocupa a las personas, pero no es eso lo que está definiendo la elección".

Aún así, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, anunció el martes medidas para contener el potencial impacto del caso, incluyendo el "blindaje" de la información fiscal de autoridades políticas y sus familiares, así como la restricción en la cantidad de funcionarios del organismo tributario con acceso a esa información.

Rousseff se ha visto favorecida por la presencia de Lula en sus actos de campaña y en sus anuncios de radio y televisión. La encuesta indicó que Lula tiene 81,4% de aprobación, siendo el presidente más popular desde el restablecimiento de la democracia en 1985.

Andrade comentó que, según la encuesta, una amplia mayoría de potenciales votantes (60,3%) considera que la propaganda electoral de Rousseff es la mejor, contra 29,5% que prefiere la de Serra.

Al mismo tiempo, señaló que Serra tiene un índice de rechazo sumamente alto, de 41,5%, lo que prácticamente inviabiliza su candidatura.

"Alguien con más de 35% de rechazo es casi imposible que gane una elección", opinó Andrade.

"Si unimos tres factores, el alto nivel de apoyo de Dilma, la preferencia por sus programas electorales y el rechazo de Serra, podemos decir que la elección está técnicamente definida en el primer turno", comentó el empresario del transporte.

La legislación electoral brasileña establece que para ganar la elección en el primer turno se necesitan 50% más uno de los votos válidos, de lo contrario habrá una segunda vuelta el 24 de octubre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes