Canje de cautivos con el Talibán suscita debate

Una investigación del Pentágono concluyó en 2010 que el sargento del ejército estadounidense Bowe Bergdahl se alejó de su unidad, y después de intensos esfuerzos iniciales de búsqueda, los militares decidieron no hacer más por rescatarlo, según un ex alto funcionario de defensa que estuvo involucrado en el asunto.

En cambio, el gobierno estadounidense emprendió negociaciones para traerlo de vuelta durante los cinco años de su cautiverio, una campaña que condujo a su liberación el fin de semana pasado.

Bergdahl permanece hospitalizado en una instalación militar de Estados Unidos en Alemania, mientras en su país se multiplican las preguntas sobre el canje que permitió su libertad a cambio de la excarcelación de cinco presuntos terroristas.

Los cinco talibanes detenidos partieron el sábado de la base de Guantánamo, en Cuba, a bordo de un avión militar de Estados Unidos hacia Catar, que sirvió como intermediario en las negociaciones. Tienen prohibido salir de Catar por lo menos durante un año.

Bergdahl fue puesto en libertad el sábado en el este de Afganistán. Se cree que estuvo secuestrado por la red Haqqani.

Persisten las dudas sobre las circunstancias en las que Bergdahl fue capturado en 2009. El secretario de Defensa Chuck Hagel se negó a responder sobre informes previos de que el sargento se alejó de su unidad por voluntad propia, aparentemente desilusionado con la guerra.

Tales asuntos "se tratarán más adelante", dijo Hagel. El ex alto funcionario del Pentágono dijo que era "irrefutable" que el sargento se alejó de su unidad.

Desde el fin de semana comenzaron a organizarse en Estados Unidos las celebraciones por el retorno de Bergdahl, pero no estarán libres de complicaciones.

El hecho de que cinco sospechosos de terrorismo salieran en libertad suscitó un debate en Washington sobre si el intercambio aumentará el riesgo de que otros estadounidenses sean secuestrados para ser utilizados como moneda de negociación y si los detenidos liberados —entre ellos varios talibanes de alto rango— podría hallar la forma de regresar al uso de la violencia.

Varios republicanos dijeron que el acuerdo para la liberación de Bergdahl podría sentar un precedente preocupante.

El senador por Arizona John McCain dijo de los detenidos canjeados por él: "Estos son los más extremistas entre los extremistas".

En Afganistán, el Ministerio de Relaciones Exteriores lamentó el lunes el canje de cinco talibanes por Bergdahl. En un comunicado emitido el lunes, el ministerio dijo que el intercambio de cautivos fue "en contra de las normas del derecho internacional" en caso de que se hubiese realizado contra la voluntad de los cinco talibanes detenidos.

"Ningún estado puede transferir a un ciudadano de otro país a un tercer país y poner restricciones a su libertad", agregó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7