Canje de militar de EEUU precedente para Cuba

El canje de un militar estadounidense retenido por talibanes por cinco presos en Guantánamo podría ser un precedente para que Barack Obama se avenga finalmente a intercambiar a tres cubanos condenados en Florida por el contratista Alan Gross, comentó un agente de inteligencia isleño recientemente liberado.

"Es obvio que lo único que se necesita es la voluntad por parte del gobierno de los Estados Unidos para llevar a efecto ese canje o intercambio" de los tres cubanos por Gross, dijo el lunes durante una rueda de prensa Fernando González. "Este último acontecimiento (el cambio del soldado por los talibanes) lo demuestra", agregó.

González fue liberado en febrero tras pasar más de 15 años en una cárcel de Estados Unidos luego de que se lo condenara junto con otros cuatro cubanos -Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y René González- por realizar labores de inteligencia en Florida para La Habana. Aunque es el segundo que cumplió sanciones y salió en libertad, los otros tres aún deben purgar años en prisión.

El gobierno cubano expresó varias veces su interés en canjear al contratista Gross, arrestado en 2009 y llevado posteriormente a los tribunales por ingresar equipo satelital ilegal a la nación caribeña, por sus agentes presos en Estados Unidos; pero la iniciativa no prosperó.

"De este lado no hay nada que lo trabe (al canje). De este lado se ha expuesto diáfanamente, con claridad, las intenciones de que se resuelva esta situación y se tengan en cuenta las razones humanitarias de un lado como del otro", expresó González, quien por primera vez desde que regresó a Cuba tras ser liberado en febrero ofrece una conferencia a periodistas extranjeros.

Tanto el caso de "los cinco" -como se conoce a los cubanos- como el de Gross son una traba para la normalización de las relaciones entre ambos gobiernos.

Cuba y Estados Unidos no tienen relaciones diplomáticas desde hace más de cinco décadas y Washington sostiene duras sanciones contra la isla presionando por un cambio de modelo político.

En Cuba "los cinco" son considerados "héroes de la república" pues según alegó La Habana su misión era infiltrarse en los grupos anticastristas violentos de Florida para evitar acciones terroristas como una serie de bombazos financiados por estas organizaciones en centros turísticos en 1997, que causaron la muerte a un visitante italiano.

Un proceso inicial en Florida fue cuestionado por la defensa de los cinco hombres por su falta de parcialidad y las sentencias de hasta varias cadenas perpetuas llegaron a apelaciones ante una Corte Superior en Atlanta, que dictaminó que estaban sobredimensionadas pues los agentes no pusieron en riesgo la seguridad norteamericana.

René González fue el primer excarcelado al cumplir su sentencia y pudo viajar a Cuba en 2013. Para 2017 se espera la salida de Guerrero, pero Labañino y Hernádez tienen las condenas más duras, este último de cadena perpetua.

A lo largo de los años Cuba y muchos grupos de solidaridad con la isla realizaron campañas para dar a conocer la situación de "los cinco", reclamando a Obama una amnistía para los isleños y ahora un canje por Gross, de 65 años.

Fernando González -sin parentesco con René- reconoció que "las vías legales están prácticamente agotadas" luego de las apelaciones y revisiones de su juicio para la liberación de sus colegas, por lo que exhortó a apoyar una serie de acciones por su amnistía o canje que se desarrollarán los primeros días de junio en Washington.

Esta semana el gobierno de Estados Unidos informó el canje del sargento Bowe Bergdahl de 28 años por cinco afganos encarcelados en Guantánamo -una base militar norteamericana en el oriente cubano- acusados de terrorismo.

Bergdahl era el único uniformado prisionero de guerra que todavía estaba en manos de los insurgentes afganos, una condición que no tiene Gross, quien era un contratista civil de Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

La USAID ganó en los últimos meses la atención pública por la filtración de documentos que mostraron su financiación de programas no humanitarios -como se espera sea su misión a nivel mundial- sino de subversión política contra Cuba.

Funcionarios estadounidenses dijeron el domingo que la salud y seguridad del militar Bergdahl parecían en riesgo, lo que hizo que se tomaran acciones rápidas para su liberación.

González manifestó desconocer si había o no algún tipo de contacto extraoficial para el canje de Gross por sus tres colegas, pero aseguró que tenía "confianza absoluta" de que las autoridades harían lo necesario para traerlos de regreso a la isla.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada