Capriles busca en Colombia apoyo y observadores en su gira

Bogotá, ( EFE). El candidato de la oposición a la Presidencia de Venezuela, Henrique Capriles, inició hoy en Bogotá una gira internacional en la que además de buscar el apoyo de los exiliados pretende atraer aliados económicos y observadores para las elecciones generales del 7 de octubre.

" Quiero visitar Brasil y hay previsto un viaje a la Unión Europea", anunció Capriles en una rueda de prensa en la que manifestó su intención de establecer vínculos con naciones "con importancia económica".

Para Capriles, es muy importante reconquistar " el talento de los venezolanos que viven fuera" para que vuelvan a producir en su país, por lo que hoy se reunió en un hotel bogotano con centenares de compatriotas que en los últimos años decidieron mudarse a Colombia.

" Si algo quiero es abrirle la puerta a los venezolanos y les doy un mensaje de esperanza", dijo entre vítores que le aclamaban ya como "presidente" en un diálogo dominado por un tono coloquial en el que los venezolanos preguntaron sobre su postura frente a la expropiación y a la política de hidrocarburos, entre otros temas.

Capriles prometió " no más expropiación", en medio de un aluvión de aplausos, agregó que estudiará "cada caso de expropiación por separado" y sostuvo que la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA) seguirá siendo estatal " con menos presiones políticas".

En su gira internacional, que proseguirá en Brasil en una fecha no concretada, Capriles buscará también observadores electorales internacionales ante su certeza de que el Gobierno venezolano "no va a actuar con transparencia y honestidad".

De este modo, el grupo de veedores internacionales se sumaría a otro conformado por representantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismo que hoy anunció su intención de sopesar la posibilidad de asistir al proceso electoral venezolano.

En los próximos cinco meses, el candidato opositor planea proyectar las relaciones internacionales que tendrá Venezuela si es elegido y prometió " no romper relaciones con ningún país" porque las relaciones entre naciones pertenecen a los pueblos y no "a la camaradería entre jefes de Estado".

Por este motivo descartó desconocer los acuerdos "bien suscritos" con socios que no pueden desestimarse, como China.

Sin embargo, fue tajante al asegurar que no "regalará petróleo", y resaltó que al menos 400.000 barriles de crudo diariamente llegan a China, de los 2,4 millones de barriles diarios que se estima se producen en Venezuela.

De ser elegido, Capriles anunció cambios en la política exterior venezolana y prometió que su país regresará a la Comunidad Andina (CAN) porque es un "estado natural de integración" que puede servir de puente para establecer negocios con Mercosur y dejar de ser netamente importador para pasar a ser también exportador.

Capriles se refirió así a la decisión de Chávez de abandonar la CAN en 2006, cuando tuvo discrepancias con Perú y Colombia que entonces negociaban Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos, así como al proyecto actual de sacar al país de la CIDH.

"Yo no puedo estar de acuerdo con la salida de nuestro país de cualquier institución", indicó Capriles al sostener que "Venezuela va a formar parte de cualquier organización que represente la defensa de los derechos humanos".

Capriles advirtió al actual Gobierno de Venezuela de que esas decisiones no tendrán como efecto el "apoyo de ningún país de la región para cometer locuras en un proceso electoral", en alusión a informaciones sobre "algún tipo de subvención del proceso electoral".

El todavía gobernador del estado de Miranda dijo que consta esa falta de respaldo porque está "en comunicación permanente con los países de la región" y descartó los rumores sobre un posible aplazamiento de las elecciones que precisamente hoy rechazó en Caracas la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7