Cargos formales a presunto terrorista en avión EU

WASHINGTON ( AP). Un nigeriano de 23 años, que dijo ser miembro de al-Qaida, fue acusado formalmente el sábado de tratar de destruir con un explosivo un avión de Norhwest Airlines en Navidad, y las autoridades se enteraron de que su padre había mostrado preocupación ante funcionarios federales por la conducta del joven.

El sospechoso dijo haber recibido entrenamiento e instrucciones de miembros de al-Qaida en Yemen, dijo un funcionario a condición de permanecer anónimo porque la investigación prosigue.

La legisladora federal Jane Harman, presidenta de una subcomisión de Seguridad Nacional en la Cámara de Representantes, dijo que había " indicios contundentes de una conexión entre Yemen y al-Qaida, y sobre la intención de detonar el avión en el espacio aéreo estadounidense".

Algunos pasajeros de aerolíneas que viajaron el sábado resintieron las consecuencias del intento de atentado. Se les informó que la nueva regulación federal en Estados Unidos les impide levantarse de sus asientos desde una hora antes del aterrizaje.

El Departamento de Justicia denunció que Umar Farouk Abdulmutallab intentó detonar o dañar una aeronave, en la que colocó un artefacto potencialmente destructivo.

El juez federal Paul Borman leyó a Abdulmutallab los cargos en una sala de conferencias del Centro Médico de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, donde el joven es atendido por las quemaduras que sufrió.

Una declaración ante la corte federal en Detroit señaló que Abdulmutallab llevaba ceñido al cuerpo un artefacto que contenía un compuesto altamente explosivo, a bordo del vuelo 253, procedente de Amsterdam. El viernes, cuando el avión se aproximaba al aeropuerto de Detroit, Abdulmutallab activó el dispositivo, pero en vez de provocar una explosión causó un incendio, añadió la dependencia.

De acuerdo con la declaración, un análisis preliminar del dispositivo muestra que éste contenía pentaeritritol (PETN). El gobierno afirma que Abdulmutallab dijo a los pasajeros que tenía un malestar estomacal, y se cubrió con una frazada.

Luego, los ocupantes del avión escucharon ligeras detonaciones, como si estallaran petardos, y olieron humo, antes de que al menos un pasajero se abalanzara sobre Abdulmutallab, pasando por encima de los asientos.

El PETN es el mismo compuesto utilizado por Richard Reid, convicto por tratar de destruir un vuelo trasatlántico en el 2001 mediante explosivos ocultos en sus zapatos.

Ese químico suele ser usado por los militares y se le encuentra normalmente dentro de cápsulas empleadas como detonadores. A los terroristas les agrada el compuesto, porque puede colocarse en envases pequeños para fabricar explosivos poderosos.

El sospechoso sonrió cuando fue llevado en silla de ruedas a la sala de conferencias del hospital. Llevaba un vendaje en el pulgar de la mano izquierda y en la muñeca derecha, y tenía quemada parte de la piel en un dedo.

Abdulmutallab usaba una bata verde y calcetines azules, provistos por el hospital. El juez se sentó en un extremo de la mesa de unos 3 metros (10 pies) y el sospechoso, en el otro.

El juez Borman preguntó al acusado si estaba pronunciando correctamente su nombre.

Abdulmutallab respondió en inglés: " sí, así está bien". El juez preguntó entonces si el joven entendía los cargos que se le imputaban. "Sí, lo sé", contestó Abdulmutallab.

Borman dijo que al sospechoso se le asignaría un abogado de oficio, y programó una audiencia para el 8 de enero, a fin de notificar formalmente al presunto terrorista su detención. La audiencia del sábado duró 20 minutos.

" Si este supuesto plan para destruir una aeronave hubiera tenido éxito, hubieran muerto o resultado heridas numerosas personas inocentes", dijo el secretario de Justicia federal Eric Holder, en un comunicado. " Seguiremos investigando este asunto decididamente y utilizaremos todas las medidas disponibles de nuestro gobierno para asegurar que los responsables de este intento de atentado sean llevados ante la justicia".

Abdulmutallab, quien tenía una visa vigente de Estados Unidos figuraba en una base de datos de presuntos terroristas, pero no estaba entre personas a quienes debía prohibirse viajar en aviones. Vivía en un acaudalado vecindario londinense.

El presidente Barack Obama, quien estaba de vacaciones en Hawai, fue informado sobre lo ocurrido. El jefe de la oficina del Consejo de Seguridad Nacional, Denis McDonough permanecía en una habitación de hotel en Hawai, con medidas reforzadas de protección, para recibir informes, y otros asesores del presidente que viajaban con él se concentraban en la nueva información del caso.

Autoridades federales dijeron a The Associated Press que el sospechoso llamó la atención de los funcionarios de inteligencia en noviembre, cuando su padre acudió a la embajada estadounidense en Abuya, Nigeria, para expresar preocupaciones sobre su hijo.

Un funcionario dijo que el padre no dio información específica que ameritara el impedirle al joven volar en aviones, o el hacerle una revisión más estricta en los aeropuertos.

La información tampoco resultó suficiente para revocarle la visa o impedirle visitar Estados Unidos. La visa fue expedida en junio del 2008 y expiraba en junio del 2010.

Las autoridades solicitaron permanecer anónimas porque ninguna tenía autorización de hablar con la prensa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes