Casa Blanca niega que ya haya acuerdo con Irak

CRAWFORD, EU (AFP). La Casa Blanca negó el viernes que los negociadores de Washington y Bagdad hayan alcanzado ya un acuerdo para la total retirada de tropas norteamericanas de Irak antes de fines de 2011.

El jefe de los negociadores iraquíes, Mohammed al Haj Hammud, había dicho el viernes más temprano en Bagdad: "A finales de 2011, las tropas estadounidenses se retirarán de Irak (...) Las dos partes están de acuerdo en ello".

No obstante, la Casa Blanca desmintió esa declaración: "Se está negociando todavía", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, respondiendo a los dichos de las autoridades iraquíes que adelantaban un acuerdo entre ambos países.

La Casa Blanca, que alegaba en el pasado que establecer una fecha de retirada equivalía a "rendirse" ante los extremistas islámicos, manifestó, entre los primeros detalles filtrados del acuerdo el jueves, que no se trataba de un giro político drástico.

Las conversaciones sobre el fin de la ocupación estadounidense "sólo son posibles gracias a las mejoras en seguridad desde que el presidente ordenó que viajaran a Irak cinco brigadas adicionales y marines en enero pasado", dijo Johndroe.

Los funcionarios estadounidenses agregaron que un calendario era una meta y no un plazo absoluto que haya que cumplir a rajatabla, y que además requería un progreso sostenido en los frentes político, económico y de seguridad.

"El presidente y los estadounidenses quieren que las tropas vuelvan a casa, pero no hasta tanto el trabajo esté hecho y haya más seguridad, más progresos políticos y económicos en Irak", dijo Johndroe el jueves.

El portavoz hizo énfasis en que una retirada sólo era posible gracias a la orden de Bush en enero de 2007 de enviar a Irak 30.000 soldados adicionales para calmar la violencia sectaria.

Pero los críticos dicen que esa política alcanzó resultados apenas moderados, con un descenso de la violencia pero también con un fracaso, al entregar a los iraquíes el control sobre la seguridad de su país en noviembre de 2007, meta fijada por Bush.

Asimismo, en Washington se observaron escasos avances legislativos en proyectos que apuntaban, entre otras metas, a la unificación de las principales comunidades (chiitas, sunitas y kurdos) del país en guerra.

El acuerdo sobre la distribución equitativa de los ingresos por el petróleo iraquí -un paso que Washington evalúa como crítico para disminuir las tensiones sectarias- se suspendió, en medio de una disputa entre el gobierno central de Bagdad y el gobierno regional kurdo, en el norte.

A fines de julio, una encuesta realizada por CNN revelaba que el 62% de la población estaba a favor de un calendario de retirada, mientras que el 37% se oponía a ello.

El 18 de julio, la Casa Blanca anunció que Bush y el primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, habían acordado fijar un "horizonte temporal" para una retirada, que se basaría "en la mejora de condiciones en el terreno".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes