Casa Blanca envía presupuesto para desastres al Congreso

El gobierno del presidente Donald Trump solicitó el miércoles al Congreso 29.000 millones de dólares para cubrir las labores de ayuda y recuperación de las víctimas de los recientes huracanes, y para pagar los reclamos del seguro federal contra inundaciones.

El gobierno gasta actualmente cerca de 200 millones de dólares diarios para labores de emergencia por los huracanes y enfrenta un aumento en los reclamos de seguro de casas y negocios que resultaron dañados tras el paso de los huracanes Harvey, Irma y María.

El director de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca Mick Mulvaney dijo a los legisladores al presentar oficialmente la solicitud que el programa de seguro contra inundaciones respaldado por el gobierno, NFIP por sus siglas en inglés, “no está diseñado para manejar pérdidas catastróficas como aquellas que Harvey, Irma y María causaron. El NFIP simplemente no es fiscalmente sostenible en su forma actual”.

Mulvaney propuso un paquete de cambios en el programa que, entre otras cosas, podría proteger de aumentos en las tasas a los asegurados de bajos ingresos, permitiría al gobierno dejar fuera del programa a las propiedades que se hayan inundado en repetidas ocasiones, y eliminaría gradualmente las políticas sobre viviendas nuevas en zonas propensas a inundarse.

El paquete presupuestal para desastres solicitado el miércoles combina 16.000 millones de dólares para pagar los reclamos del seguro contra inundaciones del gobierno, con 13.000 millones para labores de ayuda de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés). Las cuentas federales de bomberos recibirían 577 millones para reponer lo que gastaron después de una desastrosa temporada de incendios forestales en el oeste del país.

El líder demócrata en el Senado rápidamente apoyó el paquete presupuestal para desastres pero mostró oposición a las restricciones del gobierno para el seguro contra inundaciones.

“Esta solicitud de fondos es un buen comienzo, pero aquellos que fueron afectados por María, Harvey, Irma y por los incendios tienen un largo camino por recorrer”, dijo el líder de la minoría en el Senado Chuck Schumer. “Debemos actuar rápido sobre este fondo adicional, pero debe de ser sólo el comienzo en las labores del Congreso para ayudar y reconstruir”, agregó.

El mes pasado, el Congreso aprobó un presupuesto para desastres de 15.300 millones de dólares que combinaba los fondos para reconstrucción con dinero de emergencia para limpieza inmediata, reparación y costos de vivienda.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes