Castro advierte a Obama que rechaza "zanahoria y garrote"

LA HABANA (AFP). El líder cubano Fidel Castro se lanzó a contracorriente de las expectativas mundiales sobre el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, y le advirtió, que Cuba no aceptará la "zanahoria y el garrote" en un posible diálogo.

"Alguien tenía que dar una respuesta serena y sosegada, que debe navegar hoy contra la poderosa marea de las ilusiones que en la opinión pública internacional despertó Obama", dice Castro en su artículo "Navegar contra la marea", que publica hoy viernes la prensa local.

Durante su campaña electoral, Obama despertó muchas expectativas en Cuba y el resto del mundo por sus promesas de cambios y por ser el primer presidente negro, un elemento importante en la isla, donde más del 45% de la población es negra o mestiza.

Con respecto a Cuba, Obama prometió levantar las limitaciones de viajes y envíos de remesas de los cubanos en Estados Unidos a sus familiares en la isla, y se mostró partidario de una "diplomacia directa" con las autoridades cubanas sin precondiciones.

Importantes académicos consultados por la AFP en Estados Unidos, opinaron que esas dos medidas podrían estar entre las primeras que dicte Obama después del 20 de enero, cuando tome posesión.

El canciller cubano Felipe Pérez Roque declaró este viernes que "si (Obama) lo hace sería un primer paso positivo", pero "sólo el comienzo, porque realmente nuestro pueblo tiene derecho a esperar que por fin se respete su derecho a escoger su propio camino y se eliminen todas las restricciones".

Pero en mayo Obama aseguró al exilio anticastrista en Miami que iba a "mantener el embargo", como recordó Fidel, de 82 años, dos y medio de ellos alejados del poder, en los cuales mantuvo un diferendo frontal con 13 administraciones norteamericanas.

Su hermano Raúl, de 77 años, quien ocupó la presidencia provisional hasta febrero, cuando Fidel declinó la reelección y el Parlamento lo designó mandatario, lanzó en esos dos años y medios dos propuestas de paz y diálogo a la administración de George Bush, y al ser desoído, la reiteró al candidato que fuera electo.

Interrogado en una reciente entrevista por el actor Sean Penn, Raúl dijo que "debemos reunirnos y comenzar a resolver nuestros problemas", en un lugar neutral.

"Con Obama se puede conversar donde lo desee, ya que no somos predicadores de la violencia y de la guerra", dijo Fidel este viernes en su artículo, pero recalca que "debe recordársele que la teoría de la zanahoria y el garrote no tendrá vigencia en nuestro país".

Poco después de las elecciones, Castro trató de moderar las expectativas sobre Obama, en otro artículo de prensa.

"Muchos sueñan que, con un simple cambio de mando en la jefatura del imperio, este sería más tolerante y menos belicoso. El desprecio por su actual gobernante conduce a ilusiones del probable cambio del sistema", dijo Castro el 14 de noviembre.

Y agregó: "sería sumamente ingenuo creer que las buenas intenciones de una persona inteligente podrían cambiar lo que siglos de intereses y egoísmo han creado. La historia humana demuestra otra cosa".

En sus 48 años de Gobierno, Fidel recibió una propuesta de diálogo de Estados Unidos a través del periodista francés Jean Daniel, el mismo día que mataron a John Kennedy en 1963; en 1977 negoció con el Gobierno de Jimmy Carter las fronteras marítimas y el establecimiento de representaciones diplomáticas.

Con la administración de Ronald Reagan hubo un encuentro en México en 1981 entre el vicepresidente Carlos Rafael Rodríguez y el secretario de Estado, Alexander Haig y en 1994 el presidente mexicano Carlos Salinas fue el intermediario entre Castro y Bill Clinton, para poner fin al éxodo masivo conocido por "Crisis de los Balseros".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes