Castro narra cómo llegó a la revolución

LA HABANA (AP). Poco dado a hablar sobre sí mismo, pero deseoso de hacer un balance de su vida que en muchos puntos se identifica con la historia de Cuba y la revolución, el ex presidente Fidel Castro presentó un libro con memorias con especial énfasis en su infancia y la guerrilla.

"La Victoria Estratégica" cuenta con 800 páginas divididas en 25 capítulos y contiene anexos de fotos y hasta gráficos de las armas usadas por militares y rebeldes en sus enfrentamientos en la Sierra Maestra, la zona montañosa del oriente de la isla.

Castro usó su particular estilo de escribir con mucho color y largos párrafos para narrar anécdotas y eventos que lo "convirtieron en revolucionario y combatiente armado", expresó en la introducción, la parte más cargada de información personal.

"Me veo obligado... a incluir una pequeña biografía de la primera etapa de mi vida", agregó. "No deseaba esperar que se publicaran un día las respuestas a incontables preguntas que me hicieran sobre la niñez, la adolescencia y juventud", manifestó.

Castro, quien cumplirá 84 años el 13 de agosto, delegó el poder ejecutivo en 2006 debido a una enfermedad pero su figura sigue gravitando en Cuba más de cinco décadas después de su triunfo.

Muchas de los datos que contiene el libro ya fueron develados por biógrafos o por él mismo en entrevistas, pero en este volumen son rememorados por sí mismo.

"En mi Birán natal sólo había dos instalaciones que no pertenecían a mi familia: el telégrafo y la escuelita pública", expresó Castro sobre sus primeros años en la localidad del oriente de la isla donde su padre --un emigrado español-- era propietario de tierras.

Castro recordó la primera vez que fue enviado a los seis años a la capital de su provincia, Santiago, donde lo llevó una maestra engañando a su familia bajo el pretexto de que sería enviado a una escuela --jamás lo mandó-- y cobrando por ello una pensión.

"Conocí el hambre creyendo que era apetito, con la punta de uno de los dientes del pequeño tenedor pescaba el último granito de arroz y con hilo de coser arreglaba mis propios zapatos", recordó el ex gobernante. "El engaño me hizo perder tiempo, pero me enseño mucho sobre los factores que la determinaron", agregó en relación a la pobreza en que vivía esta y otras familias.

Posteriormente ingresó a varios a escuelas prestigiosas como el Colegio de Dolores, dirigidos por los jesuitas o el de Belén, donde terminó el bachillerato para ingresar a la universidad.

Castro resaltó algunos de los valores que tenía de niño y joven: la rebeldía y la competitividad, que podía expresarse en la práctica del deportes --era un buen atleta-- o en las elecciones de la dirigencia estudiantil en la Universidad de La Habana, donde se recibió como abogado.

Sin embargo el grueso del libro está dedicado a analizar con lujo de detalles técnicos la derrota de una ofensiva de los militares del dictador Fulgencio Batista en el verano de 1958 y que hizo posible a la postre el triunfo de la revolución y la llegada de los guerrilleros encabezados por Castro a La Habana el 1 de enero de 1958.

Castro había permanecido prácticamente recluido desde su enfermedad en 2006 pero este mes comenzó a presentarse en escenarios más o menos públicos, la última de estas reapariciones se produjo el lunes, para lanzar su libro y que aunque fue a puertas cerradas se transmitió por la noche en la televisión local.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes