Catedral de Los Ángeles celebra misa de apoyo a menores indocumentados

La archidiócesis de Los Ángeles, y las diócesis de los condados Orange y San Bernardino, en California, celebrarán hoy en la Catedral de Los Ángeles una misa conjunta para pedir apoyo a los menores centroamericanos que cruzan la frontera sin acompañantes.

De acuerdo a la archidiócesis, el oficio religioso contará con el testimonio de varios inmigrantes, y será celebrada en conjunto con los obispos Kevin Vann de Orange y Gerald Barnes, obispo auxiliar de San Bernardino.

" Tenemos mucho para rezar este año, especialmente por los miles de niños que han cruzado nuestras fronteras en los meses recientes, enviados por padres desesperados para que escapen de la pobreza y la violencia en sus países de origen", dijo el arzobispo Gómez con motivo del anuncio de la misa de hoy.

" Estamos convocados a seguir la llamada que nuestro Santo Padre Francisco hizo esta semana, en respuesta a esta emergencia humanitaria, y nuestra primera medida urgente es dar la bienvenida y proteger a estos niños", señaló a su turno el obispo Vann.

Entre quienes presentarán hoy su testimonio figura la niña de 10 años Jersey Vargas, quien adquirió notoriedad al solicitar al papa Francisco que intercediera para evitar la deportación de su padre y luego urgió al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, que someta a discusión el proyecto de reforma migratoria.

Uno de los participantes más esperados al servicio religioso de hoy será la imagen de Santo Toribio, que proveniente desde Jalisco (México) se halla peregrinando por diversas iglesias del sur de California.

Santo Toribio despierta un gran fervor entre la comunidad católica hispana y es considerado un protector de los inmigrantes y de quienes cruzan la frontera.

" El peregrinaje de este reliquia nos da todos una oportunidad para pedir su intercesión para nuestras familias, especialmente para nuestros hermanos y hermanas inmigrantes, para qué vean la promesa de Estados Unidos y vivan con la dignidad que Dios quiere para ellos", declaró el arzobispo Gómez.

Los obispos católicos de California han demostrado en más de una ocasión su apoyo hacia los indocumentados y no han escatimado esfuerzos en su defensa.

Recientemente, una iglesia en San Bernardino acogió a más de 40 mujeres indocumentadas y menores, y les brindó albergue mientras los funcionarios de Inmigración contactan a sus familiares residentes en el país.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7