Celebran 20 años de libertad de su héroe antiapartheid

CIUDAD DEL CABO (AFP). Sudáfrica celebró este jueves el 20º aniversario de la liberación del héroe de la lucha antiapartheid Nelson Mandela tras 27 años de reclusión y en su presencia, ante el parlamento, el presidente Jacob Zuma expresó su deseo de que la "Copa Mundial de fútbol 2010 sea un enorme éxito en su honor".

El primer presidente negro de Sudáfrica "desempeñó un papel central para ayudar al país a obtener los derechos para hacer este importante acontecimiento" en junio, declaró Zuma en un discurso a la Nación, en presencia de su ilustre predecesor.

"Para esto, debemos hacer que la Copa Mundial sea un enorme éxito en su honor", añadió.

Nelson Mandela, de 91 años, escuchó el discurso desde la tribuna del Parlamento, al que honró con una de sus escasas apariciones públicas.

La Asamblea explotó en cánticos a la llegada de "Tata", el "Abuelo" de la Nación, y cantó "Mandela, no hay nadie como tú".

El primer presidente de Sudáfrica, de 91 años, estaba acompañado por su tercera esposa Graça Machel.

Ingresó por una puerta oculta, protegida como siempre de las miradas a causa de la salud declinante. La televisión lo mostró cuando ya estaba sentado en las tribunas de la sala plenaria.

Mandela, liberado el 11 de febrero de 1990, se convirtió en 1994 en el primer presidente negro de Sudáfrica, cargo en el que permanecería hasta el fin de su mandato en 1999.

El ex presidente Mandela fue liberado hace 20 años de las cárceles del apartheid, en lo que fue considerado primer signo tangible del fin de un agonizante régimen de segregación racial.

También fueron invitados al parlamento el último presidente del apartheid, Frederik W. De Klerk, con el que Mandela negoció la transición pacífica hacia la democracia, el primer presidente de Zambia independiente, Kenneth Kaunda y veteranos de la lucha contra el apartheid.

Dieciocho meses antes de su liberación, cuando ya se habían establecido contactos secretos entre el preso político más famoso del mundo y un gobierno que perdía el control de la situación, Mandela fue trasladado al centro correccional Victor Verster, donde se le asignó una confortable residencia.

El dirigente, nacido el 18 de julio de 1918, acababa de pasar 18 de sus 27 años de detención en la prisión de alta seguridad de Robben Island, una isla barrida por los vientos frente a Ciudad del Cabo.

"Muchas personas, en su caso, habrían buscado la venganza y (se habrían implicado) en un racismo al revés", comentó el jueves en Ginebra la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay. "En cambio, eligió la vía del perdón y de la democracia", añadió.

Ante las puertas del centro Victor Verster, que este jueves adquirió el estatuto de monumento histórico, políticos y veteranos de la lucha antiapartheid se congregaron cerca de una estatua que representa a Mandela dando sus primeros pasos de hombre libre, con el puño en alto en señal de victoria.

Sin embargo, 16 años después de las primeras elecciones multirraciales que llevaron a Mandela al poder, 43% de los 48 millones de sudafricanos viven aún con menos de dos dólares por día.

Pero el cambio político es radical. Las leyes segregacionistas fueron abolidas, la democracia se afianzó y el país adoptó una de las constituciones más liberales del mundo.

El partido de Mandela, el Congreso Nacional Africano (ANC), ganó fácilmente todas las elecciones desde 1994. El antiguo movimiento rebelde aboga ahora por la reconciliación, y pese a estar históricamente anclado en la izquierda, trató siempre de tranquilizar a los medios económicos y de negocios.

Esta estrategia permitió asegurar hasta el año pasado un fuerte crecimiento que convirtió a Sudáfrica en el gigante económico del continente y le permitió financiar ayudas sociales para más de 13 millones de personas.

Aunque el gobierno mejoró el acceso al agua y la electricidad, queda aún mucho por hacer en los enormes barrios marginales donde 1,1 millones de familias siguen viviendo en precarias viviendas de fortuna.

En suma, los excluidos por el antiguo régimen no han visto mejorar mucho su situación, debido especialmente al desempleo, que afecta a la mitad de la población activa del país, consecuencia directa de un insuficiente sistema educativo.

Resultado: el ingreso mensual promedio de los negros aumentó un 37,3% desde 1994, pero el de los blancos se disparó un 83,5%.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes