Centenares de manifestantes atacados en la plaza Tahrir

EL CAIRO (AFP). Egipcios armados con cuchillos atacaron el miércoles a cientos de manifestantes prodemocráticos en la plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de la protesta que derrocó a Hosni Mubarak en febrero, lo que llevó al gobierno de transición a advertir contra una "contrarrevolución".

"Unos vándalos pro Mubarak nos atacaron e intentaron entrar en la plaza Tahrir, pero pudimos rechazarlos, pegando con palos y lanzando piedras", declaró a la AFP un joven manifestante, Muez Mohamed. "Temenos que vuelvan", agregó.

La televisión egipcia informó por su parte que "centenares de hombres con cuchillos (...) ingresaron a la plaza Tahrir", al tiempo que mostraba imágenes de gente lanzando piedras y cientos de manifestantes expulsados de la plaza.

Salvo la presencia de dos tanques del ejército que protegen el museo nacional, situado junto a la plaza Tahrir, no se veía en aquel momento a las fuerzas de seguridad.

Al llegar la noche, el ejército restableció la calma en el lugar, tras desmontar las tiendas instaladas por los manifestantes desde el inicio de la revuelta popular el 25 de enero, informó la agencia de prensa oficial MENA.

Hubo enfrentamientos entre el ejército y algunos manifestantes, que fueron rápidamente detenidos "para controlar la situación", agregó MENA.

En reacción a estos ataques por presuntos partidarios del antiguo régimen de Mubarak, el nuevo gobierno de transición advirtió sobre el riesgo de una "contrarrevolución".

El gobierno subrayó que "está plenamente comprometido (con el respeto) de los intereses del pueblo y la realización de los objetivos de la revolución y enfrentará con severidad cualquier tentativa de contrarrevolución", indicó la agencia.

Egipto se encuentra en una etapa de transición, tras el derrocamiento de Mubarak, quien gobernó el país durante tres décadas con mano férrea.

Las fuerzas armadas dirigen el país y el gobierno tiene a su cargo los asuntos corrientes. Los militares prometieron entregar el poder a un gobierno civil elegido democráticamente dentro de unos meses.

Los choques en la plaza Tahrir tuvieron lugar en momentos en que el nuevo gobierno de transición se entrevistaba con el Consejo Supremo de las fuerzas armadas para proponerle una ley que considere como un crimen la incitación al odio y la castigue incluso con la pena de muerte, dijo la televisión.

Por otra parte, diez personas murieron y 110 resultaron heridas el martes en enfrentamientos entre cristianos coptos y musulmanes en un barrio pobre de El Cairo.

El miércoles, los islamistas Hermanos Musulmanes acusaron a partidarios de Mubarak de favorecer o provocar la violencia en el país, un punto de vista que comparte gran parte de la población.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes