Centroamérica espera influir en agenda de presidente de EU

SAN JOSÉ (AFP). Centroamérica se ha alegrado de la victoria del candidato demócrata Barack Obama en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y ve en ella una oportunidad de cambio en la manera de abordar asuntos que le resultan de alta prioridad, como la seguridad, la migración y el comercio.

La elección de un negro a la Casa Blanca, por primera vez en la historia de Estados Unidos, ha suscitado un gran entusiasmo y esperanza entre la mayoría de los mandatarios centroamericanos.

El costarricense Oscar Arias lo considera "maravilloso", mientras que su par nicaragüense Daniel Ortega lo ha calificado de "milagro" y el hondureño Manuel Zelaya lo ve como un "rayo de esperanza para la humanidad".

Asimismo, todos confían en que la agenda de Washington para la región, considerada durante largos años como el patio trasero de Estados Unidos, pueda dar un giro.

"Simplemente el hecho de que un pueblo, que representa la primera potencia, haya decidido darle el voto masivamente a alguien que tiene un discurso diferente, significa una identificación con nuevas ideas y nosotros sí nos identificamos con esas ideas", dijo Zelaya.

Para Arias, Obama "sin duda alguna le va a dar un giro muy grande a la política" estadounidense, "sobre todo a la exterior".

Menos optimistas son los analistas. El costarricense Luis Guillermo Solís no cree que la victoria vaya a afectar "mucho en el corto plazo" la agenda bilateral, pues "las prioridades de la política exterior estadounidense no incluyen ni han incluido a América Latina en los últimos años".

Según su visión, América Central podrá tratar de influir en algunos temas, como son la seguridad, la migración y el comercio.

En lo que respecta a la seguridad, Solís espera que la región pueda "incorporar nuevas perspectivas" a las "prioridades y visión" de la administración estadounidense en este asunto, reflejadas en la Iniciativa de Mérida, para luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado.

En este sentido, la directora de la ONG Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (IEPADES) de Guatemala, Carmen Rosa de León, espera que la lucha contra el narcotráfico sea "más integral" que ataque las causas, y no como ahora, que se centra únicamente en la droga y los distribuidores.

El combate frontal contra las bandas del narcotráfico ha ido expulsándolas de México a Centroamérica, lo que no ha hecho más que "expandir físicamente el problema sin atacar las causas", recordó De León.

En lo que respecta a las migraciones, otro tema primordial en la agenda entre Centroamérica y Estados Unidos, Solís espera que -con ayuda de México- el nuevo presidente estadounidense tenga en cuenta la dimensión de los derechos humanos y las condiciones de vida de los inmigrantes en aquel país.

Obama ya ha mostrado su disposición a renegociar los términos laborales y medioambientales del Tratado de Libre Comercio suscrito entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, y "habría que abrirlo a otras consideraciones que ya han resultado problemáticas para algunos países de la región", recordó.

Por último, Centroamérica espera un lugar en la agenda multilateral.

"Hace falta esa nueva perspectiva regional de que haya una agenda propia, no muy vinculada a los deseos de Estados Unidos", dice De León, que ve una "ventana de oportunidad" con los nuevos gobiernos que saldrán de las urnas en El Salvador, Panamá y Honduras el próximo año y que se sumarán a los de Nicaragua, Guatemala y Costa Rica.

"Una reafirmación por parte de la región para resolver sus problemas y no aceptar líneas tan direccionadas", dice.

¿Hay plazos para estos eventuales cambios de la futura administración estadounidense?

"El único parámetro de que disponemos es la tradición, y la tradición dice que no antes del fin del primer año de gobierno América Latina empieza a ser importante", aseguró Solís.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes